Greenpeace deja plataforma de perforación ártica tras 6 días

Seis activistas de Greenpeace que protestan contra la perforación en aguas árticas, dejaron una plataforma que abordaron hace seis días en el Océano Pacífico y que tiene como destino Seattle, informó el sábado la organización.

Las violentas aguas provocaron la decisión, informó Greenpeace en un correo electrónico. Los manifestantes descendieron por cuerdas y subieron a botes inflables antes de regresar a un barco de Greenpeace atracado cerca.

Los seis subieron el lunes al Polar Pioneer, una plataforma de 120 metros (400 pies) propiedad de Transocean Ltd., a unos 1.200 kilómetros (750 millas) al noroeste de Hawai. El buque de carga Blue Marlin transporta la plataforma a Seattle, donde será montada.

Royal Dutch Shell, que alquiló la plataforma, espera utilizarla en operaciones de exploración durante el verano boreal en aguas abiertas del Mar de Chukchi, en la costa noroccidental de Alaska, en caso de obtener todos los permisos necesarios.

Mientras tanto, la juez de la Corte Federal, Sharon Gleason, en Anchorage, Alaska, emitió el sábado una orden de restricción a favor de Shell y en contra de los manifestantes. La orden prohíbe a los activistas de Greenpeace entrar en la zona de seguridad alrededor de la plataforma o del Blue Marlin.

La portavoz de Shell, Kelly Op De Weegh, dijo que la compañía está satisfecha con la orden. "Estas tácticas no son protestas pacíficas. Ponen en peligro la seguridad de la gente trabajando a bordo y la suya propia, especialmente a bordo de un barco en movimiento", comentó en un correo electrónico.

Los representantes de Greenpeace no respondieron inmediatamente a solicitudes de comentarios.

Grupos conservacionistas se oponen a las perforaciones en aguas del ártico. Denuncian que las compañías petroleras no han demostrado que pueden limpiar un derrame de grandes proporciones en aguas con bloques de hielo, y argumentan que la perforación se realiza lejos de infraestructuras como bases de la Guardia Costera, puertos de aguas profundas, aeropuertos y otros recursos útiles durante un derrame.

"Bajamos por seguridad -- algo que valoramos", dijo una de las activistas, Zoe Buckley Lennox, en Twitter. "Los irresponsables planes de Shell dicen mucho de su poco interés en la seguridad".

Shell también solicitó a una corte federal por una orden contra acciones futuras de Greenpeace a sus barcos que van rumbo al ártico. La corte emitió una orden similar en 2012, la última vez que Shell realizó prospecciones en el ártico.

___

Gene Johnson está en Twitter como https://twitter.com/GeneAPseattle