Centroamericanos piden apoyo a ONU para frenar migración

Los presidentes de Guatemala, El salvador y Honduras pidieron a Naciones Unidos el apoyo para impulsar un plan que permita frenar la migración ilegal hacia Estados Unidos mediante programas de desarrollo.

Los tres gobernantes centroamericanos entregaron al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon el documento de la estrategia que impulsan los países del llamado Triángulo Norte con el apoyo del gobierno de Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo.

El presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén dijo que el acompañamiento de la comunidad internacional a la Alianza para la Prosperidad "es muy importante" para avanzar en su implementación y lograr los objetivos de desarrollo para la población de las tres naciones, informó un comunicado de la presidencia del país centroamericano.

La Alianza para la Prosperidad busca crear oportunidades de desarrollo para los habitantes del Triángulo Norte centroamericano que permitan frenar la migración irregular hacia Estados Unidos a través de la inversión en proyectos en los ámbitos de seguridad, dinamización de la economía, capital humano y fortalecimiento institucional.

Los tres gobernantes también sostendrán un encuentro con el presidente del Subcomité de Asuntos Hemisféricos de la Casa de Representantes de Estados Unidos, Jeff Duncan, y con congresistas de ese país.

En la agenda de este día también figura la reunión de los mandatarios del Sistema de la Integración Centroamericana con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Los gobernantes participarán en la VII Cumbre de las Américas.

Más tarde los gobernantes OttoPérez Molina de Guatemala y Juan Orlando Hernández de Honduras suscribieron un acuerdo para dar inicio a la apertura de la unión aduanera con el cual derriban las barreras fronterizas entre ambos países y que ha sido una larga aspiración de los países.

"Es la primera unión aduanera que se da entre dos países de Latinoamérica y que aglutina casi 25 millones de habitantes", dijo Molina.

"Estamos dando pasos importantes en los procesos de integración y de atracción de inversiones como esta unión aduanera", sostuvo al apuntar que cuando se sume El Salvador a la unión aduanera la zona norte de Centroamérica será un atractivo mercado de 30 millones de personas.