Presidenta de Brasil llama a diálogo en Venezuela

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff defiende esfuerzos para que el gobierno de Venezuela y la oposición dialoguen a la vez que mantiene su postura de no intervenir en los asuntos internos de aquel país.

Rousseff dijo en una entrevista a CNN en Español que existía un interés regional por parte de las naciones que integran la Cumbre de las Américas por resolver la situación en Venezuela, donde se han denunciado violaciones a los derechos humanos. Calificó como incorrectas las medidas de boicot y celebró a Estados Unidos y Cuba por retomar las relaciones diplomáticas.

La tensión entre Venezuela y Estados Unidos podría opacar la Cumbre. Estados Unidos declaró en marzo al país una amenaza para la seguridad nacional, principalmente por reprimir protestas callejeras el año pasado y encarcelar a líderes de la oposición. La designación oficial forma parte del proceso para imponer sanciones.

La presidenta ofreció propiciar un encuentro entre Washington y Caracas en la entrevista transmitida la víspera del arranque de la Cumbre en Panamá.

Rousseff no se pronunció específicamente con respecto a los presos Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas, y Leopoldo López, dirigente opositor.

Sin embargo, la mandataria de Brasil quien fue torturada durante el régimen militar en 1970 y pasó casi tres años en prisión, fijó su postura de respeto al derecho de expresión y a la libre manifestación en general. "No creemos que la mejor relación con la oposición sea encarcelar a quien sea, a menos que la persona cometa un crimen. Si la persona no cometió ningún crimen, no puede ser encarcelada".

Agregó que los países que integran Unasur, el bloque regional que ha mediado discusiones entre la oposición y el gobierno venezolano, y otros que participan en la Cumbre tienen "absoluto interés en que haya una mayor liberación, que los presos sean liberados y que no haya altos niveles violencia en las calles. Todos tenemos ese interés".