EEUU: Diez años de prisión a hombre ligado a cártel mexicano

Un hombre que admitió ser parte de uno de los cárteles de la droga más conocidos del mundo fue sentenciado a 10 años de prisión en Estados Unidos.

Samuel Zazueta Valenzuela se declaró culpable en septiembre de formar parte del violento cártel de Sinaloa que en 2012 trataba de expandir su imperio de cocaína a Nueva Inglaterra.

El juez federal de distrito Joseph Laplante dijo que reduciría 18 meses de la sentencia a petición de la fiscalía debido al estado de salud de Zazueta y otros factores. Pero Laplante rechazó el argumento de la defensa de que Zazueta tuvo un papel de menor relevancia como mensajero.

Laplante dijo que Zazueta fue el "eje de comunicación" de un importante acuerdo de tráfico de drogas que en realidad era una operación encubierta de agentes federales que se hicieron pasar como narcotraficantes internacionales.

Zazueta, de 40 años, dijo al juez entró a la asociación ilícita atraído por su cuñado Jesús Manuel Gutiérrez Guzmán --un primo del capo del cártel de Sinaloa Joaquín "Chapo" Guzmán, que fue capturado el año pasado por las autoridades mexicanas.

"Una vez involucrado en este negocio, es muy difícil salirse", declaró Valenzuela. "Sé que fue un error. Desearía nunca haberme involucrado".

Los agentes encubiertos se reunieron con Gutiérrez y otros mandos del cártel en diferentes lugares en Estados Unidos durante los meses de negociaciones que llevaron al envío de la droga, incluyendo una reunión de abril de 2011 en el hotel y spa Wentworth-by-the Sea de New Castle, Nueva Hampshire.

Laplante se negó a reducir la sentencia de Zazueta a poco más de siete años de cárcel que pretendía la defensa, y dijo que el sentenciado no ofreció detalles suficientes a los agentes sobre su participación en la venta de 346 kilos de cocaína, la primera entrega de al menos 1.000 kilos negociados entre loa agentes encubiertos e integrantes del cártel.

Zazueta ha estado detenido desde que él fue detenido en compañía de otros hombres en agosto de 2012 en Algeciras, España, donde arribó el envío de cocaína. La sentencia tomará en cuenta el tiempo que ha estado tras las rejas.