Senado busca investigar contratación de extranjeros

Al decir que les preocupan las prácticas de contratación en la segunda compañía de servicios públicos más grande de California, un grupo bipartidista de senadores solicitó el jueves una investigación acerca de si las compañías están despidiendo a trabajadores estadounidenses para reemplazarlos con extranjeros y así reducir costos.

Los 10 senadores dijeron que, de acuerdo a reportes, varios empleadores han despedido a miles de estadounidenses, reemplazándolos con trabajadores extranjeros con visas H-1B, frecuentemente utilizadas en el sector tecnológico para permitir el ingreso de ingenieros y programadores de computación.

Los senadores solicitaron a los Departamentos de Justicia, Seguridad Nacional y del Trabajo que se investigara si el programa de visado H-1B se utiliza conforme a sus propósitos, que son llevar, de manera temporal, trabajadores con capacidades especializadas que no puede ser desempeñado por nadie en Estados Unidos.

La carta viene tras una audiencia el mes pasado por parte de la Comisión Judicial del Senado, que invitó a Southern California Edison a testificar, aunque la compañía declinó.

Ronil Hira, profesor de la Universidad Howard, dijo en la audiencia que la empresa de servicios públicos tercerizaba trabajo para dos compañías, y esas empresas emplearon a personal con visas H-1B, que fueron capacitados por los empleados a los cuales reemplazaron.

"No podría haber un caso más claro del uso del programa H-1B para perjudicar los ingresos y condiciones de trabajo de los empleados estadounidenses", comentó Hira.

Bajo el programa H-1B, los empleadores estadounidenses contratan trabajadores extranjeros hasta por seis años y deben pagarles en el mismo rango que a los trabajadores con calificaciones similares, o el salario prevaleciente para ese empleo y locación, lo que sea más alto. Esto se hace para evitar que los trabajadores extranjeros reduzcan los salarios estadounidenses y evitar su explotación. Pero ex trabajadores de Southern California Edison se han quejado ante los legisladores de que fueron reemplazados por trabajadores menos capaces y a menores costos.

En un comunicado, la compañía dijo que se atiene a la ley y cooperará con cualquier investigación que genere preocupación en los temas mencionados en la carta de los senadores.

La empresa explicó que está reduciendo su departamento de información tecnológica de 1.400 a 960 empleados. De esos restantes, el 97% son residentes permanentes de California y el resto está con visas H-1B.

La compañía dijo que está contratando a empresas vendedoras de información tecnológica Infosys y TCS para cumplir con ciertos contratos, y que la mayoría de esos trabajadores con sede en Estados Unidos son residentes permanentes, ya sea de California u Ohio y que no están bajo el programa de visas H-1B.

"Al hacer la transición de algunas operaciones de información tecnológica a vendedores externos, junto con Southern California Edison eliminando algunas funciones personalizadas que ya no proveerá, la empresa se enfocará en cambios estratégicos más importantes para beneficio de sus consumidores", informó la compañía en un comunicado.