Tiroteo en un tribunal de Milán, mueren tres personas

Un hombre acusado de declararse en bancarrota fraudulentamente abrió fuego el jueves en un tribunal de Milán, matando al juez, a su abogado y a otro acusado, antes de ser capturado a casi 25 kilómetros de distancia cuando huía en una motocicleta, informaron funcionarios.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, prometió una investigación completa de cómo el hombre, Claudio Giardiello, logró entrar con un arma de fuego al tribunal, donde se usan detectores de metal para los visitantes pero no para los empleados, magistrados y abogados acreditados.

"Nuestro compromiso es que esto no vuelva a suceder y que los responsables paguen", dijo Renzi.

Sin embargo, agregó que la policía merecía felicitaciones por encontrar y desarmar "heroicamente" al individuo.

Mientras los disparos sonaban en el tribunal, los empleados se atrincheraron en sus oficinas mientras la policía buscaba al agresor, quien se movía libremente de un piso a otro.

"Al principio del incidente cundió el pánico cuando la gente se nos acercó para decirnos que había un hombre con una pistola y que estaba disparando", dijo el abogado Mirko Ricetti, quien agregó que se atrincheró en una oficina del primer piso tras escuchar un disparo.

Después de avisar con mensajes de texto a sus familiares que estaban bien, se permitió a empleados y abogados que salieran poco a poco del tribunal, las mujeres primero, seguidas de los hombres, a quienes les verificaron sus identificaciones.

El ministro del Interior, Angelino Alfano, dijo que el hombre fue capturado por la policía de carabineros en Vimercate, cerca de Monza y dijo que había viajado unos 25 kilómetros (15 millas) antes de ser arrestado. Se vio una ambulancia con una escolta policial salir de la estación policial de Vimercate, pero no estaba claro de inmediato si transportaba al agresor.

El fiscal Edmondo Bruti Liberati dijo que el individuo le disparó primero a su abogado y a un coacusado, dándoles muerte y después hirió de gravedad a un segundo acusado.

Entonces "recorrió el edificio, bajó un piso y mató al juez", dijo Bruti Liberati a The Associated Press, quien explicó que no estaba claro si había alguna relación entre el individuo y el juez.

El fiscal dijo que el juez era Fernando Ciampi, quien trabajaba en la división civil del tribunal de bancarrotas.

Bruti Liberati dijo que el agresor estaba acusado junto a otras dos personas de declararse en bancarrota de manera fraudulenta.

Valaerio Maraniello, antiguo abogado de Giardiello, dijo a la televisión estatal RAI que el caso era por un negocio de bienes raíces que salió mal y que Giardiello era "muy particular" e "insólito" en sus negocios.

El incidente provocó de inmediato interrogantes sobre cómo el hombre logró entrar al tribunal con un arma, dado que tienen que pasar por un detector de metal.

El tribunal tiene detectores de metal en las cuatro entradas principales, pero a los abogados y empleados con identificación oficial por lo general se les permite entrar sin una revisión de seguridad y los empleados acreditados pueden entrar en sus vehículos al estacionamiento interior del edificio.

Los abogados Mirko y Davide Pupo dijeron que el detector de metal de la entrada de los abogados fue eliminado hace varios meses.

Empleados que salieron del edificio después del incidente sugirieron que el agresor pudo haber entrado sin pasar por el detector de metal si iba con su abogado, aunque otros abogados dijeron que sus clientes por lo general ingresan al edificio por la entrada pública.

Filippo Bubbico, viceministro del Interior, dijo que una investigación determinaría quién fue responsable de cualquier falla de seguridad, dado que el agresor recorrió libremente el edificio y huyó sin que nadie se lo impidiera.

"No hay duda de que esto indica la existencia de mecanismos de protección que no funcionan", dijo al canal de televisión Sky TG24.

Las preocupaciones de seguridad son particularmente serias en Milán, dado que el 1 de mayo se inaugura la Feria Mundial. De hecho, el ministro del Interior, Alfano, estaba en Milán el jueves para presidir una reunión de coordinación de seguridad pública para la Feria Mundial cuando ocurrieron los hechos.

___

El fotógrafo de The Associated Press Luca Bruno contribuyó a este despacho.