Líder supremo iraní no aprueba ni rechaza el acuerdo nuclear

El líder supremo de Irán no aprobó ni rechazó el acuerdo nuclear convenido la semana pasada entre Teherán y las potencias mundiales, mientras el presidente iraní advirtió que la aprobación de un acuerdo definitivo depende del levantamiento inmediato de todas las sanciones aplicadas por su controversial programa nuclear.

Los dos comentarios podrían representar sencillamente una posición negociadora estricta de la república islámica antes de la próxima rueda de negociaciones con vistas a un convenio definitivo para el 30 de junio. Sin embargo, la demanda del presidente Hassan Ruhani de un levantamiento inmediato y completo de las sanciones probablemente complicará los esfuerzos por convenir dicho acuerdo.

"No firmaremos ningún acuerdo a menos de que todas las sanciones económicas sean levantadas completamente en el primer día de la implementación del acuerdo", enfatizó Ruhani en una ceremonia que conmemoró el día de la tecnología nuclear iraní.

Irán y las seis potencias mundiales acordaron la semana pasada en Suiza el marco de un acuerdo que se propone limitar la capacidad de la tecnología armamentista iraní, a la vez de dar a Teherán un acceso rápido a las cuentas bancarias, los mercados petroleros y los bienes financieros bloqueados por las sanciones internacionales.

Sin embargo, el acuerdo tentativo no incluye el levantamiento inmediato de las sanciones impuestas a Irán. En cambio, dice que las sanciones serán suspendidas después que los monitores internacionales verifiquen que Teherán cumple con las limitaciones estipuladas.

El acuerdo especifica que si en cualquier momento Irán no cumple con los requisitos se repondrán las sanciones.

Dicho acuerdo fue avalado por gran parte del sistema político iraní, aunque los intransigentes se han opuesto y lo han calificado de "derrota" para Irán.

El líder supremo, ayatola Alí Jamenei, dijo en declaraciones publicadas el jueves en su cibersitio oficial que "no está ni a favor ni en contra" del acuerdo.

Jamenei, que tiene la última palabra en todos los asuntos estatales, agregó que todavía no hay un acuerdo obligatorio. Sin embargo, aclaró que las sanciones "deben ser levantadas completamente el mismo día del acuerdo", algo que no ha sido convenido en Suiza.