Representantes cubanos y estadounidenses se reunieron el lunes en La Habana para la reanudación de conversaciones sobre el restablecimiento del servicio directo de correos entre los dos países, suspendido hace 50 años en medio de las tensiones de la Guerra Fría.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por Lea Emerson, directora ejecutiva de asuntos postales internacionales para el Servicio Postal de Estados Unidos, e incluyó a funcionarios del Departamento de Estado. El grupo se reunió con sus contrapartes cubanas, incluida Johana Tablada, subdirectora de la Dirección de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla.

En un comunicado, el Departamento de Estado describió las conversaciones como "fructíferas" y afirmó que los delegados visitarán el martes instalaciones de correo cubanas.

"El restablecimiento del transporte directo del correo entre Estados Unidos y Cuba es congruente con nuestro objetivo de fomentar el libre flujo de la información hacia, desde y dentro de Cuba", agregó.

El gobierno cubano indicó en un comunicado que el intercambio "se desarrolló de manera respetuosa y ambas partes acordaron dar continuidad a las conversaciones en los próximos meses". El servicio postal entre los dos países fue cancelado en 1963.

Actualmente, las cartas enviadas desde Estados Unidos hacia Cuba, y viceversa, circulan a través de terceros países, pese a que apenas 145 kilómetros (90 millas) separan a la isla de la Florida.

La reunión del lunes sigue a negociaciones similares en Washington en junio. Cuba y Estados Unidos realizaron además discusiones sobre migración en julio.

Las conversaciones sobre ambos asuntos habían estado suspendidas desde el 2009, cuando Alan Gross, contratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), fue arrestado por llevar equipo de telecomunicaciones a la isla.

Fue sentenciado a 15 años de prisión bajo una ley de crímenes contra el estado, aunque Gross dice que nunca tuvo intenciones de hacer daño a Cuba y que sólo establecía redes de internet para grupos judíos en la isla.

La reanudación de las conversaciones este año fue considerada un indicio positivo para las relaciones bilaterales, aunque las dos partes siguen difiriendo en muchos asuntos, tales como la detención de Gross, el encarcelamiento de cinco espías cubanos en Estados Unidos y el embargo de Washington a Cuba establecido hace 51 años.

En ausencia de relaciones diplomáticas formales entre La Habana y Washington, conversaciones como las de ahora han servido anteriormente como pretexto para discutir otros asuntos.

En el 2009, un alto funcionario del Departamento de Estado permaneció en Cuba casi una semana luego de conversaciones por correo electrónico y se reunió en privado con el vicecanciller cubano, en el contacto gubernamental de más alto nivel entre los dos países en décadas.

___

Peter Orsi está en Twitter como: www.twitter.com/Peter_Orsi