El Salvador: exministro de Defensa llega deportado de EEUU

Un exgeneral salvadoreño vinculado a violaciones a los derechos humanos cometidas durante la Guerra Civil de su país en la década de 1980 fue deportado por Estados Unidos el miércoles y llegó a El Salvador, donde los funcionarios han dicho que no enfrenta cargos ni restricciones a sus actividades.

El exministro de Defensa de El Salvador, el general en retiro Carlos Eugenio Vides Casanova, llegó el miércoles al aeropuerto internacional "Monseñor Oscar Arnulfo Romero", 42 kilómetros al sureste de la capital, en un vuelo federal que transportaba a otros 120 salvadoreños que fueron repatriados por las autoridades de migración de Estados Unidos, informó el oficial de Comunicaciones de Migración, Mauricio Silva, a The Associated Press.

"Ya está aquí, las personas están ingresando al área esperando la charla que se les da a todos los repatriados. Lo recibió la encargada de las repatriaciones aéreas. Yo lo vi cuando descendió del avión", dijo Silva.

Al igual que todos los repatriados, Vides Casanova recibió un paquete de alimentos y participó en una charla de las autoridades, luego fue entrevistado por oficiales de Migración y también por la policía. "Se le está dando el mismo trato que a cualquier repatriado", agregó Silva.

Explicó que el exministro de Defensa "se ve en buenas condiciones de salud, viene como una vestimenta casual, pantalón negro y una camisa casual a cuadros", agregó.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos indicó a través de un comunicado que Vides Casanova fue deportado luego de una larga disputa legal y después de que la Junta de Apelaciones de Inmigración de Estados Unidos ratificó el fallo de deportación dispuesto por un juez de inmigración en 2012.

Entretanto un grupo de activistas de los derechos humanos y víctimas de la represión se reunieron fuera del aeropuerto para exigir justicia.

"Estoy aquí esperando a uno de los más simbólicos represores, torturadores y asesinos que hubo en esa época de los 80", dijo a los periodistas el médico Juan José Romagoza, quien presentó una demanda civil en Estados Unidos contra Vides Casanova y que concluyó en el 2002 con una sentencia millonaria a favor de Romagoza y otros dos salvadoreños.

"Yo fui víctima de la represión, yo fui capturado, herido, torturado, prisionero en las cárceles de las Guardia Nacional bajo este general y estoy aquí para exigir justicia, que se busque la verdad y que se enjuicie, después podemos perdonar, pero nosotros las miles de víctimas queremos saber que pasó, que se diga la verdad", agregó.

"Las víctimas estamos esperándolo para exigir que el sistema judicial", agregó Neris González, otra de las víctimas que lo demandó en Estados Unidos. Dijo que el Fiscal General de la República "asuma la responsabilidad para hacerle un juicio en este país. Ya lo hicimos en Estados Unidos, ahora queremos que el sistema judicial de El Salvador asuma la responsabilidad",

El exministro de Defensa, de 77 años, que vivió en el estado de la Florida por más de 25 años desde que salió de El Salvador rumbo a Estados Unidos en 1989, fue arrestado por las autoridades estadounidenses hace dos semanas y aún mantiene una lucha legal para revertir la deportación.

Su abogado, Diego Handel, dijo a la AP en un mensaje de correo electrónico que el proceso judicial de la apelación continuará aunque Vides Casanova haya sido deportado.

A pocos días de su arresto, el 25 de marzo, la Corte Federal de Apelaciones le denegó un pedido para que se parara temporalmente su deportación mientras reveía la decisión del tribunal de inmigración.

Vides Casanova ha sido vinculado con múltiples asesinatos y torturas cometidos por los militares salvadoreños a su cargo durante la guerra civil de 1980 a 1992. Entre otros, se lo acusa del crimen de tres monjas estadounidenses y una mujer laica en 1980 cuando era director de la extinta Guardia Nacional.

Fue ministro de Defensa hasta 1989 cuando se retiró y emigró a Estados Unidos.

Pese a los señalamientos en su contra en Estados Unidos y El Salvador el general en retiro no enfrentará cargos en los tribunales salvadoreños porque en 1993, cuando estaba por hacerse público un informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas, el presidente Alfredo Cristiani (1989-1994) emitió una ley de amnistía que impide juzgar a los militares por masacres, torturas y desapariciones forzadas durante el conflicto armado.

Cristiani pertenecía a la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que gobernó el país por 20 años entre 1989 y 2009.

El Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, reconoció que el exministro de Defensa "no tiene una orden de captura en El Salvador, por lo tanto se podrá mover libremente", pero llamó a la Fiscalía General de la República a llevar adelante una investigación y procesamiento en su contra "por estos graves crímenes, porque son crímenes contra la humanidad que no son sometidos a la amnistía, ni a la prescripción, ni a otras figuras similares".

"Lamentamos que en el país pese todavía un escenario de impunidad y hay falta de voluntad de las autoridades de justicia para investigar estos crímenes, impunidad del pasado que de alguna manera hemos heredado hasta el presente", agregó.

-----

Gisela Salomón contribuyó desde Miami, Estados Unidos.