En un partido con alternativas pero escaso brillo, Elche y Valladolid empataron el lunes 0-0 por la cuarta fecha de la liga española, resultado que deja a ambos equipos en la zona medio-baja de la clasificación y cierta sensación de vacío.

El recién ascendido Elche aún no ha saboreado la victoria en su regreso a la primera división y acumula tres puntos, mientras que el Valladolid todavía no ha ganado a domicilio y apenas suma cuatro.

Atlético de Madrid y el campeón Barcelona son los únicos equipos en ganar sus cuatro partidos disputados. La fecha se completa a continuación con el cotejo Athletic de Bilbao-Celta de Vigo, en que los primeros estrenan estadio: el nuevo San Mamés.

Pese al mayor dominio territorial del Valladolid, las ocasiones de gol fueron escasas y poco claras en la primera mitad. El Elche cargó el juego por la banda izquierda de Fidel Chaves y un centro suyo a punto estuvo de convertirlo en gol Ferrán Corominas, pero su remate de primeras se estrelló en el arquero Diego Mariño. Rubén Pérez también lo intentó desde el mediocampo con un atrevido zapatazo pero Mariño, atento, desvió el balón.

Los visitantes buscaron abrir la zaga verdiblanca con diagonales y Javi Guerra controló una de ellas en el área, aunque sin tiempo para armar el disparo, posteriormente asistiendo en una volea de Antonio Rukavina que neutralizó Manuel Herrera.

Tras el descanso, el Elche llamó a la puerta con un potente zurdazo de Javi Márquez, bien repelido por Mariño, y Valdet Rama correspondió por el equipo violeta con un derechazo igualmente despejado por Herrera.

En duelo de arqueros, la última gran intervención correspondió a Mariño, quien voló para sacar un tiro libre de Edu Albácar con sello de gol en los minutos finales.