Un caza turco derribó el lunes un helicóptero militar sirio que ingresó en el espacio aéreo de Turquía e ignoró reiteradas advertencias para que se retirara, dijo un funcionario.

El helicóptero ingresó a Turquía dos kilómetros (más de una milla), pero se estrelló en Siria tras ser alcanzado por misiles disparados por el avión, dijo el viceprimer ministro turco Bulent Arinc a reporteros en Ankara.

Arinc indicó que no tenía información sobre la suerte de los pilotos sirios, pero Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, dijo que rebeldes sirios capturaron a uno de los pilotos, mientras que el paradero del otro se desconoce.

El incidente casi seguramente intensificará las tensiones en una frontera ya de por sí inestable. Turquía ha expresado su respaldo a los rebeldes sirios desde que comenzó la guerra civil y ha pedido una intervención internacional en el conflicto.

En declaraciones en París tras reunirse con sus contrapartes de varios países, el canciller turco Ahmet Davutoglu dijo que el incidente debería enviar un mensaje.

"Nadie se atreverá de nuevo a violar las fronteras turcas", dijo Davutoglu, de acuerdo con la agencia noticiosa oficial turca Anatolia. "Se tomaron las medidas necesarias".

Arinc hizo notar que las fuerzas armadas están en estado de alerta y las reglas para enfrentamiento con las fuerzas sirias a lo largo de la frontera han sido modificadas "a causa del constante fuego de hostigamiento que proviene del otro lado".

Recordó que un avión turco fue derribado por artillería antiaérea siria sobre el Mediterráneo en junio del 2012. Turquía dijo que el incidente ocurrió en espacio aéreo internacional, pero Siria insistió en que el avión volaba dentro del espacio aéreo sirio.