Uganda: Detenido ex preso de Guantánamo por muerte de fiscal

Un hombre ugandés que estuvo detenido en la bahía de Guantánamo ha sido detenido en su país de origen, indicó el miércoles la policía, como sospechoso de participar en el asesinato el mes pasado de una fiscal local que instruía casos de terrorismo.

Jamal Kiyemba fue detenido con otras tres personas con las que estaba reunido el martes en un suburbio de Kampala, según dijo a The Associated Press el portavoz de la policía ugandesa Fred Enanga.

Las detenciones contaron con la asistencia de autoridades estadounidenses, que ayudaron a rastrear a Kiyemba, dijo Enanga.

"Hubo una operación que realizamos con nuestro equipo anti terrorista porque el sospechoso era Jamal Kiyemba y sus colegas han participado en alguna clase de actividad criminal", señaló.

Aunque no hay pruebas concluyentes que relacionen a Kiyemba con el asesinato el 30 de marzo de la fiscala ugandesa Joan Kagezi, los detectives le interrogaron por su posible papel en ese crimen y otros delitos.

Kiyemba, que se convirtió al islam, vivió en Gran Bretaña antes de viajar a Pakistán, donde fue detenido como sospechoso de terrorismo, y más tarde estuvo detenido en la Bahía de Guantánamo, explicó Enanga citando un historial del detenido proporcionado por las autoridades estadounidenses.

La policía ugandesa hizo varias detenciones el martes por el asesinato de Kegezi, que se cree fue víctima de extremistas islámicos por su labor pública como fiscal jefe encargada de casos de terrorismo y delincuencia internacional.

Kagezi viajaba con dos de sus hijos entre su casa y su oficina cuando se detuvo a comprar comida en un suburbio de Kampala y recibió dos disparos al salir del auto. Tras disparar a la fiscal en la cabeza y el cuello, los agresores huyeron en moto en medio de un denso tránsito, según la policía local.

La fiscal trabajaba en el juicio que se está celebrando a 12 sospechosos de participar en los atentados de julio de 2010 que mataron a más de 70 personas cuando veían por televisión la final del Mundial de fútbol.

Esos atentados fueron obra de Al Shabab, un grupo extremista somalí que se opone a la intervención del ejército ugandés en Somalia.