Sancionan ley para combatir extorsiones en El Salvador

El presidente Salvador Sánchez Cerén sancionó el martes el decreto legislativo con la Ley Especial contra el Delito de Extorsión, que endurece las penas de cárcel e incluye la incautación de bienes producto del delito y el bloqueo de las comunicaciones telefónicas ilegales desde las cárceles.

Según las autoridades, la extorsión es uno de los delitos que más golpea a los salvadoreños, en especial a los empresarios, transportistas, comerciantes y que alcanza hasta al ciudadano común, en su mayoría tiene su origen en llamadas telefónicas de los presos.

La ley plantea que tiene como objeto "establecer regulaciones penales y procesales especiales, así como medidas de índole administrativa para la prevención, investigación, enjuiciamiento y sanción penal del delito de extorsión".

También contempla sanciones a las compañías telefónicas que no cumplen con la orden de bloquear su señal cerca de los centros penitenciarios.

Si algunas de las operadoras telefónicas incumple la orden de suspender el servicio de telefonía celular en las zonas cercanas a los perímetros de los penales que sean definidos por las autoridades respectivas, entonces serán multadas con 500 salarios mínimos mensuales (125.850 dólares) por cada infracción.

En caso de que la operadora telefónica incurra en cinco o más infracciones en un año, además de la multa, se le revocará la concesión, previo el agotamiento del procedimiento sancionatorio.

Investigaciones del Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador, dan cuenta que hasta el 31 de diciembre de 2014, un 90% de pequeños y medianos empresarios registrados en la gremial denunciaron que están siendo extorsionados.

Según las autoridades las pandillas establecidas en populosos barrios están integradas por más de 70.000 jóvenes y adolescentes están involucrados en la mayoría de crímenes que se cometen en el país. Más de 12.000 pandilleros, entre reconocidos cabecillas, presos en diferentes cárceles del país.