Familia en Maryland muere envenenada con monóxido de carbono

Un padre divorciado y los siete hijos que intentaba mantener con un salario exiguo se envenenaron con monóxido de carbono pocos días después de que la compañía de luz descubriera que tenían una conexión ilegal y les cortara la electricidad en la casa que rentaban, informó el martes la policía.

La empresa Delmarva Power aseguró que no cortó la electricidad a la familia porque estuviera atrasada en los pagos, sino por razones de seguridad después de que el 25 de marzo descubrió que tenían una conexión ilegal.

Como no tenía luz, Rodney Todd, de 36 años, compró un generador de electricidad propulsado por gasolina y lo instaló en la cocina para mantener calientes a sus dos hijos y cinco hijas. La última vez que amigos y parientes vieron a la familia con vida fue el 28 de marzo.

"Los niños se encontraban en sus camas y parece que estaban durmiendo", dijo Scott Keller, jefe de la policía de Princess Anne.

"Probablemente era hora de dormir y decidieron que necesitaban alguna luz y probablemente algo de calefacción, porque para el final de marzo, pese a que ya era primavera, estábamos teniendo algunas noches frías", agregó.

La policía encontró los cadáveres el lunes dentro de la casa de madera de un solo nivel, en la costa este de Maryland, después de que empleados de la escuela, amigos y compañeros de trabajo de Todd tocaran a la puerta sin recibir respuesta. Él se desempeñaba como ayudante de cocina.

"Estoy estupefacta. Es como una pesadilla, pero no lo es", dijo el martes la madre de los niños, Tyisha Luneice Chambers, a The Associated Press. "Si hubiese sabido que él no tenía electricidad lo habría ayudado".

Se desconoce por qué Todd tenía el generador de gasolina funcionando dentro de la casa. El jefe de policía descartó que el padre hubiera causado una tragedia intencionalmente y conjeturó que, si el aparato hubiera estado afuera, el ruido habría molestado a los vecinos.

Delmarva Power no precisó en su comunicado si Todd había llegado a un arreglo con ella o con alguna otra autoridad o empleados sociales para que le reconectaran la electricidad después de que fuera retirado el medidor ilegal.

El jefe de la policía dijo que se le ha ordenado a la compañía de luz que documente exactamente qué hizo y cuándo con relación al corte de la luz en la casa.

El senador demócrata James Mathias Jr., que representa a Princess Anne, pidió en el Senado de Maryland a sus colegas legisladores que trabajen con agencias y grupos comunitarios para garantizar que estas ocho muertes no hayan sido en vano.

Todd recibía algún dinero en ayuda del gobierno, pero era insuficiente para pagar las facturas, dijo el martes en la mañana Sarah Hardy, una amiga cercana.

"¿Cómo puede un hombre sobrevivir a partir de básicamente el salario mínimo con siete hijos, y no se le puede ayudar siquiera con la cuenta de electricidad?", preguntó Hardy. "Este hombre estaba trabajando. ¿Y Delmarva Power le corta la electricidad?"

Más tarde, la empresa indicó que la casa rentada nunca tuvo electricidad legalmente mientras los Todd estuvieron en el lugar. La compañía dijo que la electricidad fue desconectada en octubre, y que no recibió una solicitud de reconexión desde la llegada de la familia en noviembre.

"Mediante la utilización de tecnología de contadores inteligentes, Delmarva Power descubrió el 25 de marzo de 2015 que la casa utilizaba una conexión a un medidor eléctrico robado".

"Delmarva Power retiró la conexión ilegal por razones de seguridad y para cumplir con el protocolo ordinario. Delmarva Power no desconectó el servicio eléctrico en este domicilio por falta de pago", agregó.

___

Amanda Myers y Sarah Brumfield, periodistas de The Associated Press en Washington, D.C., contribuyeron a este despacho.