Jurado empieza a deliberar en caso de Aaron Hernández

El jurado empezó a deliberar el martes en el juicio por asesinato contra Aaron Hernández, después que su abogado admitió por primera vez que el ex jugador de los Patriots presenció el homicidio del que se le acusa.

Sin embargo, el abogado James Sultan describió al ex astro de la NFL como un chiquillo asustado que no supo qué hacer en el momento del asesinato, y pidió al jurado que lo exonere.

"¿Tomó todas las decisiones correctas? No", dijo el abogado James Sultan durante sus argumentos finales. "Era un chico de 23 años que vio un asesinato traumático, cometido por alguien que conocía. No sabía qué hacer, así que se fue".

Hernández está acusado por el asesinato el 17 de junio de 2013 de Odin Lloyd, quien salía con la hermana de su prometida. Lloyd recibió seis balazos y murió en una zona industrial a menos de 1,6 kilómetros de la casa de Hernández. En ese momento, el tight end tenía un contrato por 40 millones de dólares con los Patriots.

Sultan atribuyó el asesinato a los otros acusados en el caso, Ernest Wallace y Carlos Ortiz. Ambos hombres se declararon inocentes y aguardan por sus juicios.

El fiscal William McCauley dijo que la conducta de Hernández después del crimen demuestra que sí estuvo involucrado. Mencionó que hay evidencia de que Hernández alquiló un vehículo para Wallace y ordenó a su prometida entregar a los dos hombres 500 dólares para que huyeran. Dijo que también hay video de las cámaras de seguridad en la casa de Hernández que lo muestran compartiendo con los dos hombres pocas horas después que Lloyd fue asesinado.

"Está tirado en la piscina, tomando el sol, tomando batidos con sus dos socios", dijo McCauley.

El fiscal indicó que Hernández fue el que jaló el gatillo, y pidió al jurado que examine toda la evidencia.

"Si hacen eso, llegarán a la conclusión correcta, que es hallar al acusado culpable por el asesinato de Odin Lloyd", agregó.

Además del cargo por asesinato, el jurado de siete mujeres y cinco hombres decidirá si Hernández es culpable de cargos por posesión ilegal de un arma de fuego y posesión ilegal de municiones.

En el juicio se presentaron cientos de artículos de evidencia y testimonios de 135 testigos, de los cuales 132 fueron citados por la fiscalía.

La fiscalía dice que Hernández y dos amigos manejaron hasta Boston para recoger a Lloyd en su casa, y luego lo llevaron a una zona industrial en North Attleborough y lo mataron allí.

Analistas legales indicaron que la defensa probablemente consideró que la evidencia circunstancial era tan abrumadora sobre la presencia de Hernández en la escena, que hubiera sido absurdo no reconocerlo.

"La defensa tomó la decisión estratégica de reconocer que ese elemento es una buena decisión táctica, quizás una manera de adquirir algo de credibilidad con el jurado", comentó Christopher Dearborn, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Suffolk.

Sultan pasó varios minutos pidiendo a los integrantes del jurado que olviden lo que han escuchado sobre Hernández en la prensa y fuera de la corte.

Recalcó que la fiscalía nunca presentó un motivo claro para que Hernández matara a Lloyd, y señaló que eran amigos y no había motivo para que Hernández quisiera matarlo.

"No lo escucharon porque no existe", dijo Sultan. "¿Acaso la fiscalía espera que llenen ese hueco tan importante con conjeturas y especulaciones?".