Artículo de Rolling Stone es una mancha para su autora

El artículo retractado por Rolling Stone acerca de una violación en la Universidad de Virginia que aparentemente resultó ser ficticia es una mancha en la prestigiosa carrera de la periodista que lo escribió.

La periodista freelance Sabrina Rubin Erdely es conocida por sus artículos largos y provocadores, pero ninguno fue tan controvertido como el de noviembre pasado que dio lugar a un acalorado debate nacional sobre los ataques sexuales en la universidades. Otros periodistas descubrieron incoherencias en el artículo titulado "Una violación en el campus", y el domingo Rolling Stone publicó un análisis que solicitó a la facultad de periodismo de Columbia.

El informe, lapidario, dijo que el artículo era "la historia de un fracaso periodístico evitable". El mes anterior, la policía de Charlottesville, Virginia, había informado que no había pruebas que sustentaran la versión de una mujer identificada como "Jackie", quien dijo haber sido violada por siete hombres en la casa de una fraternidad. Entrevistado por el diario The New York Times, el director de Rolling Stone, Jann S. Wenner, describió a "Jackie" como una "fabuladora realmente hábil" que había manipulado el proceso periodístico de la revista.

El informe de Columbia no ratificó las sospechas de algunos críticos, de que todo era un invento de Erdely.

La periodista, de 42 años, ha publicado artículos en revistas como Self y GQ, entre otras.

Algunas de sus historias más destacadas penetran en el mundo sórdido de ciertos ámbitos prestigiosos. Escribió sobre una madre de clase media adicta a la heroína y sobre otra que regentaba un servicio de prostitución; narró la historia de un chico autista que intentó vender marihuana a un policía encubierto que se había hecho su amigo. Ha sido finalista del Premio Nacional de la Revista por sus artículos sobre el acoso a estudiantes homosexuales en una secundaria de Minnesota y la inconducta sexual de un médico.

Erdely, casada y madre de dos hijos que vive en Filadelfia, se negó reiteradamente a hacer declaraciones para este artículo. Pero el domingo emitió un comunicado en el que ofreció disculpas y dijo que "la lectura del informe de Columbia sobre los errores de hecho y de juicio en mi reportaje fue una experiencia brutal y aleccionadora".