Equipos iraquíes exhuman soldados en fosa común de Tikrit

Equipos forenses iraquíes en la recién liberada ciudad de Tikrit comenzaron a exhumar los cuerpos de fosas comunes que se cree contiene los cuerpos de cientos de soldados muertos el año pasado a manos del grupo Estado Islámico, dijo el martes un vocero del gobierno.

Kamil Amin, del Ministerio de Derechos Humanos del país, dijo que los trabajos comenzaron el lunes en ocho localizaciones dentro del complejo de palacios presidenciales de la ciudad, donde se cree que tuvieron lugar muchos de los asesinados.

Unos 1.700 soldados fueron capturados en junio por los extremistas cuando intentaban abandonar el campamento Speicher, una base aérea a las afueras de Tikrit empleada en el pasado por tropas estadounidenses. El episodio se produjo durante una ofensiva miliciana que abrumó a las fuerzas de seguridad y el ejército, que se desmoronaron mientras el grupo EI tomaba importantes ciudades y pueblos en el norte y oeste de Irak a mediados del año pasado.

Después, la milicia extremista subió a internet imágenes explícitas que parecían mostrar a sus hombres masacrando a decenas de soldados tras cargar a los prisioneros en camionetas y después obligarlos a tumbarse boca abajo en una zanja poco profunda, con las manos atadas a la espalda.

En otros videos se veía a hombres armados y enmascarados llevando a los soldados hasta una plataforma de concreto ensangrentada a las orillas del río Tigris, en el complejo de palacios presidenciales. Allí les disparaban en la cabeza y les lanzaban al río.

Tras semanas de duros enfrentamientos, las fuerzas iraquíes y las milicias chiíes aliadas, consiguieron recuperar el control de Tikrit. A la victoria ayudaron los bombardeos aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos, que inicialmente no formó parte de la operación.

Amin dijo a la Associated Press que el lunes de desenterraron al menos 12 cuerpos. Ya se han tomado muestras de ADN de los familiares del 85% de las víctimas, y pronto se realizarán pruebas de laboratorio para identificar los cuerpos.

La televisión estatal iraquí mostró a equipos de forenses cavando en una zona al aire libre, con la ayuda de excavadoras, mientras varios familiares esperaban a un lado. Los operarios colocaban etiquetas amarillas en los restos, junto a las flores y velas encendidas por los soldados y parientes que lloraban.

"Los trabajos continúan y esperamos encontrar más fosas comunes en áreas diferentes", señaló Amin. "Esperamos desenterrar un gran número de cuerpos".

La ofensiva extremista de junio ha sumido a Irak en su peor crisis desde la retirada de las tropas estadounidenses en 2011. Los milicianos también atacaron a las minorías religiosas nativas del país, como cristianos y seguidores de la antigua fe yazidí, forzando a decenas de miles de personas a dejar sus hogares.

Desde entonces, el grupo Estado Islámico ha proclamado la formación de un califato en el extenso territorio que controla a ambos lados de la frontera sirio-iraquí.

A principios de agosto, Estados Unidos lanzó ataques aéreos contra el grupo armado en Irak, en un intento de ayudar a las fuerzas iraquíes a contraatacar la creciente amenaza miliciana.

Los extremistas aún controlan la provincia norteña de Ninevah y la mayor parte de la provincia occidental de Anbar, así como pequeñas zonas al norte de Bagdad.

___

Sinan Salaheddin está en Twitter como: https://twitter.com/sinansm