Argentina: 12 años de prisión a ex barrabrava de River

Un ex líder de los hinchas violentos de River Plate fue condenado el lunes a 12 años de cárcel por el asesinato de un supuesto vendedor de drogas en 2001, y la Justicia ordenó su inmediata detención, según informaron autoridades judiciales.

La sentencia sobre Alan Schlenker la dictó un tribunal oral y criminal de la ciudad de San Isidro, vecina de Buenos Aires.

Schlenker había sido ya sentenciado a prisión perpetua por el homicidio de un hincha de River, ocurrido en 2007. Esa condena no era definitiva, y Schlenker se encontraba en libertad. La sentencia por el nuevo caso lo enviará a prisión.

Alan Schlenker fue encontrado culpable del homicidio de Mario Francisco Sanzi, ocurrido en mayo de 2001 en cercanías de la Villa Borges, en las afueras de Buenos Aires, supuestamente como venganza por un altercado que había protagonizado su hermano William Schlenker dos días antes.

Según la causa difundida oficialmente, Sanzi atendió a dos jóvenes --William Schlenker y otro conocido como "Lomba"_, que habían llegado en un auto a comprar marihuana.

Sanzi les vendió "pasto envuelto en un papel", los asaltó y baleó al conductor por accidente, razón por la cual Alan se vengó y habría matado a Sanzi, de acuerdo con la causa.

El caso anterior con el que se ha vinculado a Alan Schlenker se relacionaba con la muerte de Gonzalo Acro, mano derecha de otro ex jefe de barrabravas de River. Acro fue ejecutado a balazos en agosto de 2007 cuando salía de un gimnasio de Villa Urquiza, un barrio de la capital argentina.

También William Schlenker figuró entre los sospechosos por aquel homicidio. En 2011 la Justicia condenó a los hermanos a prisión perpetua como "instigadores" del homicidio de Acro, pero no fueron a prisión hasta que quedara firme la sentencia.

El lunes, horas antes, Lanús expulsó a un socio que golpeó a un jugador de ese club y lo dejó con la cara ensangrentada producto de un corte debajo de su ceja izquierda, en un nuevo capítulo de la violencia en el fútbol argentino.

La víctima de ese episodio fue el centrocampista Matías Fritzler, quien fue agredido por un socio de Lanús la noche del domingo al término de un partido que ese equipo perdió como local 1-0 ante Argentinos Juniors por la octava fecha de la liga argentina. De inmediato, el club anunció la expulsión de ese hincha.

"No es un barra (hincha violento), es un plateísta que va seguido a la cancha", subrayó después el presidente de Lanús Alejandro Marón en reunión de prensa. El dirigente agregó que solo identificará al agresor a requerimiento de la justicia.

Fritzler, quien regresó a Lanús tras dos años en el fútbol de Turquía, fue golpeado en la puerta de los vestuarios después de haber hablado con periodistas.

"Me pegó cuando tenía los brazos abajo", declaró el futbolista de 28 años a la cadena Fox Sports. "Se ve que tenía todo planeado, no me dio tiempo a nada".

Por el golpe, el jugador cayó al piso y fue ayudado a levantarse por algunos socios, destacó el diario Clarín del lunes.

"El piso ensangrentado, Fritzler con su ojo morado, gritos por doquier, y para mal de males, una llamativa ausencia de efectivos policiales en la escena", indicó el diario al describir la escena.

Fritzler, campeón con Lanús en el Apertura de 2007, salió lesionado a los 54 minutos, cuando el partido estaba 0-0 y según coincidentes versiones de prensa su posterior agresor lo habría insultado desde su platea, al parecer reclamándole que pusiese más empeño en su juego. El equipo que dirige Guillermo Barros Schelotto sumó después su segunda derrota consecutiva y quedó con 12 puntos, ocho menos que el líder Boca Juniors.

Los episodios más resonantes dentro de la violencia en el balompié argentino involucran a peleas entre barrrabravas o choques de estos con fuerzas de seguridad. Muy de vez en cuando y en categorías menores, los violentos agreden a jugadores y les roban sus pertenencias al término de un partido o entrenamiento.