El cáñamo es el centro de nueva feria en Colorado

Una vez proscrito por su cercanía con la marihuana, el cáñamo está regresando a Colorado y ahora tiene su propia convención, atrayendo interés internacional en momentos que una nueva hornada de granjeros que tratan de encontrar nuevos cultivos para sobrevivir.

El cáñamo, una fibra extraída de las plantas de marihuana, fue prohibido en 1937, pero una nueva ley en Colorado la permite. Sin embargo, los granjeros aún tratan de encontrar formas de llevar sus plantas y semillas al mercado porque las leyes federales siguen regulando estrictamente el sector.

Diez estados permiten ya el cultivo del cáñamo: Colorado, Washington, California, Kentucky, Maine, Montana, Dakota del Norte, Oregón, Vermont y Virginia Occidental.

La feria, que tiene 70 compañías y organizaciones, se centra en el cáñamo industrial. El cáñamo contiene menos de 0,3% de tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente activo de la marihuana. Las plantas que superan ese porcentaje no pueden ser usadas comercialmente. Más de 1% de THC es considerado potencialmente intoxicante.

"Tenemos mucho trabajo que hacer para educar a la gente sobre lo que es el cáñamo y educar a los granjeros interesados en traerlo de regreso a Estados Unidos. Existe mucho interés entre los granjeros", dijo Morris Beegle, coordinador de la Hemp Expo.

La feria mostrará productos derivados del cáñamo, incluso papel, alimentos, sogas y ropa. Participarán además expertos legales.

Las semillas no pueden ser transportadas entre estados, dijo Ed Lehrburger, uno de los tres fundadores de PureVision Technology, una instalación procesadora de biomasa centrada en la conversión de cáñamo en diversos productos usables.