Australia: Chocan manifestantes contra el islam y el racismo

Miles de manifestantes contra el islam se enfrentaron a quienes protestaban en contra del racismo durante violentas marchas el sábado en distintas partes de Australia.

El choque más violento ocurrió en Melbourne, la segunda ciudad más grande del país, donde la policía tuvo problemas para separar a los 3.000 manifestantes con posturas encontradas.

El servicio de ambulancias del estado de Victoria brindó asistencia a cuatro personas, tres de ellas con lesiones menores provocadas por ataques en Melbourne, según el vocero de Ambulancias de Victoria, Paul Bentley. El cuarto sujeto recibió tratamiento por dolores en el pecho pero ninguno tuvo que ser trasladado al hospital.

La policía arrestó a dos hombres y una mujer durante el altercado en la Plaza de la Federación en el centro de Melbourne, señaló la portavoz de la Policía de Victoria, Belinda Batty.

Batty recalcó que las tres personas fueron dejadas en libertad, aunque aclaró que enfrentarán cargos, que no especificó.

Reclaim Australia, un grupo comunitario, organizó protestas en 16 ciudades y pueblos de Australia en contra del extremismo islámico, la "islamización" de la sociedad australiana, la ley islámica Sharia y la certificación halal de la mayoría de las carnes que se venden en Australia.

Los manifestantes condenaron el costo de la certificación para una minoría musulmana que comprende menos del 3% de la población del país, que califican de un "impuesto halal" al país.

Sus protestas fueron recibidas a gritos con lemas contra el racismo de grupos de izquierda, entre ellos No Room for Racism (Sin lugar para el racismo), Socialist Alliance (Alianza socialista) y Socialist Alternative (Alternativa Socialista).

Rhonda Cashmore, manifestante de Reclaim Australia, señaló que sus protestas no eran raciales.

"La mayoría de nosotros estamos contentos de tener inmigrantes que quieran venir y adaptarse", dijo. "Protestamos contra los inmigrantes que no quieren cumplir nuestras leyes".

Gerald Morel, del grupo rival, dijo que se opuso a la marcha contra el islam porque su abuelo fue víctima de nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

"Veo dos grupos con ideas diametralmente opuestas", afirmó. "Son visiones extremas que no van de acuerdo con lo que representa Australia".