Líder hawaiano busca diálogo en construcción de telescopio

Los científicos que quieren ver a 13.000 millones de años luz de distancia para echar un vistazo a los primeros años del universo, enfrentan la oposición de grupos de nativos en Hawai que dicen que el sitio de construcción de un nuevo telescopio está en tierras sagradas.

Un líder hawaiano nativo pidió el viernes al estado y a la Universidad de Hawai que adopten una moratoria en la construcción después de que decenas de manifestantes fueron arrestados el día anterior.

Peter Apo, un fideicomisario de la Oficina de Asuntos Hawaianos, dijo que solicitará al gobernador David Ige y a David Lassner, presidente de la Universidad de Hawai, que reúnan a la gente durante una moratoria de 30 días con el fin de dar con una solución a largo plazo.

"Los hawaianos creen totalmente en la ciencia. El cómo se aplique eso con relación a esta montaña va a ser cuestión de reunir a las personas correctas en la habitación con el fin de que negocien una especie de solución en que todo el mundo ceda algo y con la que todos puedan vivir", dijo Apo a los periodistas.

El detener la construcción sería crucial, agregó.

"Uno ni siquiera puede llegar al punto en que haya negociaciones hasta que detengan la construcción", señaló.

Mike McCartney, jefe del gabinete del gobernador, dijo que la oficina de éste está involucrada en conversaciones pero debe declinar hacer comentarios al respecto con el fin de proteger la integridad del diálogo y permitir que las discusiones productivas continúen.

La disputa ha enfrentado a hawaianos nativos --los cuales consideran que el sitio planeado para el telescopio es sagrado, porque es el lugar donde comenzó la historia de su creación_, con científicos, que lo ven como un lugar ideal por su ubicación remota y resguardada, en el cráter de un volcán dormido.

Unos 300 manifestantes se congregaron el jueves en la montaña y la policía arrestó a 20 personas que trataron de bloquear un camino hacia la cima del Mauna Kea, en la Gran Isla de Hawai. Otras 11 fueron detenidas en la cima, el punto más alto en el estado.

Oponentes del proyecto cuestionan si las valuaciones de la tierra fueron realizadas correctamente y si se consultó a grupos hawaianos nativos, y han tratado de impedir la construcción del Telescopio de Treinta Metros, cuyo costo se calcula en 1.400 millones de dólares.

Aunque los nativos no se oponen al telescopio en sí, están en desacuerdo con que se construya en el Mauna Kea.

"Es donde están sepultados nuestros antepasados más sagrados y reverenciados", dijo Kealoha Pisciotta, una opositora al proyecto. "Es un lugar al que vamos como santuario y para liberarnos del mundo a nuestro alrededor, y también es el hogar de nuestro dios".

Todas las cimas de la isla son consideradas hogares de deidades, agregó.

Gary Sanders, gerente del proyecto del Telescopio de Treinta Metros, dijo el viernes que su organización aprecia el apoyo que ha recibido de la Oficina de Asuntos Hawaianos, incluido el de 2009, cuando la agencia respaldó la selección del Mauna Kea como el sitio para el observatorio.

Sanders dijo que el personal del proyecto ha estado comunicándose con la oficina del gobernador y con el presidente de la universidad. Hizo énfasis en que se ha estado dialogando sobre el telescopio desde 2008, cuando se interpuso un aviso para una declaración de impacto ambiental.

La universidad renta la tierra del Mauna Kea al estado y luego la subarrienda al proyecto del Telescopio de Treinta Metros. Una sociedad formada por universidades canadienses y estadounidenses planea construir el observatorio junto con instituciones en China, la India y Japón.

Las personas arrestadas el jueves intentaban bloquear el paso de camiones que se dirigían a la cima. Los trabajos fueron reanudados después del arresto de los manifestantes y de la ruta fuera despejada.

Se espera que el observatorio comience a funcionar en 2024.