Civiles pagan el precio de conflicto en Yemen

La violencia en Yemen ha derivado en la muerte de 519 personas en las últimas dos semanas, incluidos 90 niños, y decenas de miles están abandonando sus hogares, afirmó el jueves la directora de asuntos humanitarios de la ONU.

Lo anterior es un indicio del daño humanitario que está siendo infligido a la nación más pobre del mundo árabe por el rápido agravamiento de este conflicto.

Lo que comenzó como un intento de los rebeldes chiíes por hacerse con el poder creció hasta convertirse en un conflicto regional después de que Arabia Saudí y sus aliados decidieron lanzar una campaña aérea el 25 de marzo en respaldo del presidente Abed Rabbo Mansur Hadi y las fuerzas leales a él.

Dicha ofensiva por aire, junto con combates en tierra entre los fieles a Hadi y los insurgentes chiíes, conocidos como hutíes, y sus aliados, están empeorando los problemas del país, ya de por sí crónicos.

En zonas del frente, los hospitales se están quedando sin suministros, los sistemas de agua y electricidad se han descompuesto, y hay pocos productos agrícolas, así como de otro tipo, al tiempo que los precios de los combustibles están aumentando. Los combates aéreos y los intercambios de proyectiles entre ambas partes han paralizado la capital y otros importantes centros urbanos, y los residentes se están refugiando en sus viviendas o de plano han decidido huir.

En un comunicado, Valerie Amos, la subsecretaria general de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, expresó su preocupación "por la seguridad de civiles atrapados en medio" de los combates.

Indicó que 519 personas han muerto y 1.700 han resultado heridas, muchas de ellas civiles, en la violencia de las últimas dos semanas, lo cual parece incluir los combates entre las dos partes antes de que comenzara la campaña aérea. Entre los muertos hay 90 niños.

"Decenas de miles de personas han huido de sus hogares, algunas al cruzar el mar hacia Yibuti y Somalia", señaló. Dijo que todas las partes deben evitar agredir hospitales, escuelas, campamentos de refugiados e infraestructura civil, en especial en áreas donde hay civiles, y mencionó que la ONU trabaja con las autoridades locales para proporcionar equipos de salud de emergencia y generadores.

Desde hace años, Yemen ya sufría de guerras intestinas e inestabilidad política. Más de la mitad de la población de 25 millones de habitantes vive en la pobreza.

___

Lederer reportó desde las Naciones Unidas. Los periodistas de The Associated Press Sarah El Deeb y Lee Keath en El Cairo contribuyeron con este despacho.