Mala semana para las tropas del presidente sirio

Fue una mala semana para el presidente sirio Bashar Assad. El rápido desplome de sus fuerzas en dos frentes, en el norte y el sur, otorgó a la oposición sus mayores victorias en dos años, lo que suscita serios cuestionamientos respecto a la capacidad del mandatario para repeler campañas rebeldes cada vez más complejas.

Después de perder la semana pasada la capital de la provincia de Idlib en el noroeste de Siria, fuerzas gubernamentales cayeron el jueves en un territorio importante en el sur, donde rebeldes capturaron el único cruce fronterizo con Jordania que está en operación, una entrada crucial para el gobierno sirio.

Algunos observadores consideran que las pérdidas sucesivas representan un cambio en la guerra civil de cuatro años en Siria, lo que deja entrever que a las fuerzas de Assad se les está exigiendo demasiado y que los opositores gozan de una nueva unidad y mayor seguridad en sí mismos, luego de haber estado plagados de divisiones durante mucho tiempo.

La ofensiva de la oposición está siendo encabezada en gran medida por la rama de Al-Qaeda en Siria, el Frente Nusra. Desde hace tiempo el grupo ha estado entre las fuerzas de oposición más fuertes, y en los movimientos recientes ha mostrado mayor coordinación con otras fracciones rebeldes. Dicho todo lo anterior, el Frente Nusra y su adversario, el grupo Estado Islámico, controlan ahora aproximadamente la mitad de Siria, lo que suscita preocupaciones sobre el futuro de la nación.

Milicianos del grupo EI registraron el miércoles su incursión más profunda hacia Damasco hasta ahora, capturando brevemente partes de un campo de refugiados palestinos a orillas de la capital siria.

Aunque todavía no amenazan el poder de Assad, los avances de los rebeldes probablemente plantearán más preguntas entre partidarios frustrados respecto a la capacidad del mandatario de poner fin a la guerra.

"El aparente colapso de las defensas gubernamentales en Idlib ha perforado un agujero grande en el relato del gobierno de que está aproximándose a la victoria, y también impulsó a la oposición en lo político y lo militar, lo cual significa problemas para Bashar Assad", escribió Aron Lund, experto en Siria, en un artículo publicado en el blog Syria Comment.

Columnas de humo ascendían el jueves desde la parte siria de la frontera con Jordania, mientras aviones de combate y helicópteros bombardeaban el área en un intento por hacer disminuir el avance de los rebeldes que tomaron el cruce fronterizo de Nasib.

Nasib es una ruta importante para que Damasco obtenga artículos esenciales, y para mercaderes como un medio para exportar.

___

Zeina Karam está en Twitter como: http://twitter.com/zkaram y Bassem Mroue como http://twitter.com/bmroue