Los Medias Blancas aspiran repetir gesta de 2005

Un año después de desertar de Cuba, José Abreu fue seleccionado a un Juego de Estrellas, lideró las mayores en slugging y se consagró como el mejor novato de la Liga Americana.

Mejor rendimiento no se podía esperar del primera base de los Medias Blancas. Pero el equipo se abocó a una serie de fichajes para reforzarse luego de una segunda temporada consecutiva con saldo negativo de victorias y derrotas, además de quedar a 17 juegos del primer lugar en su división.

Llamativamente, los Medias Blancas decidieron ofrecer 25 millones por dos años a Adam LaRoche, otro inicialista. LaRoche bateó 26 jonrones y remolcó 92 carreras para Washington la pasada temporada.

¿Por qué? LaRoche, quien ganó un Guante de Oro con los Nacionales en 2012, batea a lo zurdo. Abreu lo hace a la derecha.

LaRoche ejercerá principalmente como bateador designado, conformando un potente 3-4 en el orden ofensivo. Adam Dunn, el previo designado de los Medias Blancas, se ponchó 132 veces antes de pasar a Oakland a fines de agosto. LaRoche acumuló 108 ponches con los Nacionales.

El gerente Rick Hahn explicó que consultó con Abreu sobre el fichaje de LaRoche, inclusive antes que el pacto se cerrara.

"A los 45 segundos de planteárselo, su reacción fue de 'lo entiendo, lo entiendo. Me gusta. Adelante, lo que sea para ser mejores. ¿Y qué vamos a hacer sobre el pitcheo?''', contó Hahn.