La única televisora tártara de Crimea deja de emitir

La cadena independiente de televisión ATR de Crimea dejó de emitir en la medianoche del martes, después de que las autoridades rusas rechazaran varias veces concederle una licencia de emisión.

ATR se formó como el primer canal dedicado a los tártaros de Crimea, un grupo étnico indígena de unas 300.000 personas que fue deportado a la región por las autoridades soviéticas en 1944. El canal fue una minoritaria voz crítica durante la anexión rusa de la región el año pasado, y continuó con su cobertura crítica después.

Como otros medios locales, ATR necesitaba una licencia rusa de emisión para seguir operando en Crimea.

ATR dejó de emitir en la medianoche del martes, cumpliendo con la ley rusa.

Sus solicitudes se rechazaron por tecnicismos, dijo el lunes Lenur Islyamov, fundador del canal. Hay otra solicitud pendiente, pero entre tanto no tienen "base legal" para seguir emitiendo a partir del 1 de abril.

"No nos dan una licencia porque ni un solo funcionario puede garantizar que en algún momento no vayamos a salir en antena pidiendo a la gente que haga algo", dijo Islyamov.

ATR sigue emitiendo en Ucrania, explicó, pero verse bloqueados en su tierra es "equivalente a la deportación".

Las autoridades de Crimea instauradas por Rusia rechazan las acusaciones de que Moscú esté sofocando la disidencia en la zona al no dar una licencia a la cadena.

El líder de Crimea Sergei Askyonov dijo el mes pasado que la empresa había presentado los documentos "con errores a propósito para abrir un conflicto en torno a la emisora de televisión".