Pueblo colombiano no quiere en su cárcel a asesino de niños

El alcalde de un municipio colombiano en cuya cárcel fue recluido el asesino confeso de cuatro menores admitió el martes la inconveniencia de tener como vecino a tan incómodo personaje.

"Imagínese esa imagen tan mala en contra de nuestro municipio... Estamos muy inconformes con eso y muy tristes porque el gobierno nacional decide enviar a los peores delincuentes, como ese 'Desalmado', al complejo penitenciario de Cómbita", dijo en entrevista telefónica con The Associated Press el alcalde Giovanni Díaz de esa ciudad en el departamento de Boyacá y a unos 142 kilómetros al noreste de Bogotá.

La víspera fue trasladado a la cárcel de Cómbita Cristopher Chávez, alias "el Desalmado", confeso asesino de cuatro hermanos menores de edad, luego de que se fugara por unas horas de una prisión del suroeste colombiano.

La cárcel de Cómbita es considerada una de las más seguras del país y en ella han estado presos los narcotraficantes Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, el jefe guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Ricardo Palmera, alias "Simón Trinidad", y John Jairo Velásquez, el temido jefe de sicarios del fallecido narcotraficante Pablo Escobar.

"La traída de estos delincuentes borra de tajo nuestra imagen", enfatizó el burgomaestre, quien recordó que de Cómbita es uno de los mejores deportistas colombianos de todos los tiempos, el ciclista Nairo Quintana, flamante vencedor del Giro de Italia en 2014 y favorito para alzarse este año con el Tour de Francia.

Según Díaz los pobladores no cesarán sus protestas hasta que Chávez sea nuevamente trasladado, por lo que decidió enviar cartas al presidente Juan Manuel Santos y a su ministro de Justicia Yesid Reyes.

A principios de febrero "el Desalmado" asesinó con arma de fuego a los hermanos Vanegas Grimaldo de 4, 10, 14 y 17 años en una zona rural de la ciudad de Florencia, en el departamento de Caquetá y a 365 kilómetros al suroeste de la capital colombiana.

El lunes en un despacho judicial de Florencia "el Desalmado" confesó por primera vez haber dado muerte a los cuatro menores.

La Fiscalía General investiga al menos a tres guardias que habrían ayudado a "el Desalmado" en su fuga.