Las dudas rodean al tiroteo ante el edificio de la NSA

Las advertencias son claras y la seguridad siempre es estricta, pero la mayoría de los conductores están familiarizados con la rutina con la que miles de empleados y contratistas cruzan la protegida entrada a la Agencia de Seguridad Nacional.

Sin embargo, la semana comenzó el lunes de forma violenta cuando dos hombres vestidos de mujer que conducían una camioneta deportiva oscura y robada ignoraron las órdenes de los agentes en la puerta de la sede de inteligencia en Fort Meade, en Maryland. La policía disparó sobre el vehículo, que después embistió a un auto de la policía. Un sospechoso murió. El segundo resultó herido, al igual que un agente de policía.

La duda de si los conductores pretendían romper el perímetro o si el conductor estaba desesperado y confundido en una zona de alta seguridad sólo aumentaba el misterio en este tiroteo con participación de las autoridades.

La oficina del FBI en Baltimore dijo estar investigando el "incidente de disparos".

"La escena del tiroteo está acordonada y no creemos que esté relacionada con el terrorismo", indicó la portavoz Amy Thoreson en un comunicado.

La oficina declinó hacer comentarios sobre el estado de los heridos, salvo para señalar que recibían atención en un hospital cercano.

Los hombres travestidos robaron la camioneta deportiva el lunes por la mañana en un hotel de Jessup, Maryland, y terminaron a unas siete millas de distancia en la puerta de la NSA en el complejo militar de Fort Meade, según las autoridades.

"El conductor no obedeció las instrucciones de rutina de un agente de policía de la NSA para salir de forma segura del campus protegido", explicó en un comunicado Jonathan Freed, portavoz de la NSA. El vehículo no se detuvo y después "aceleró hacia un vehículo de policía de la NSA que bloqueaba la calle. La policía de la NSA disparó al vehículo cuando no se detuvo. El vehículo no autorizado chocó con el vehículo de la policía de la NSA".

Imágenes de la escena mostraban a trabajadores de emergencia cargando a un policía de uniforme en una ambulancia. Cerca se veían una camioneta oscura y otra blanca con las letras "Policía NSA", ambas muy dañadas.

"El incidente ha sido acordonado y está bajo investigación", indicó el coronel Brian Foley, comandante de la guarnición de Fort Meade, en un comunicado. "Los residentes, miembros del servicio y empleados civiles de la instalación están a salvo. Permaneceremos vigilantes en todos nuestro puntos de control de acceso".

Los hombres iban vestidos de mujer, según una fuente de seguridad que habló bajo condición de anonimato por no estar autorizada a hablar sobre un caso en investigación.

Los investigadores no han detallado cómo murió el conductor del auto robado.

El SUV se robó el lunes por la mañana, dijo Mary Phelan, portavoz de la policía del condado de Howard. La vocera declinó identificar el hotel, indicando que la investigación seguía abierta, o dar más detalles, derivando todas las preguntas al FBI.

El FBI investiga el caso y trabaja con la oficina del fiscal de Maryland para determinar si se presentan cargos por delitos federales, señaló Thoreson.

No es la primera vez que alguien desobedece órdenes en una puerta de la NSA. En julio, un hombre no siguió la orden de un agente de detenerse al llegar a un punto de control. El hombre siguió adelante, hiriendo a un agente de la agencia y casi chocando con una barricada. Después fue detenido y está a la espera de juicio por delitos federales.

Este mes, la policía detuvo a un hombre acusado de disparar contra un edificio en las instalaciones de la NSA. El hombre, que también fue acusado de disparar a vehículos, dijo a la policía que oía voces.

Además de la NSA, Fort Meade aloja la Agencia de Sistemas de Información para la Defensa y el Comando Cibernético de Estados Unidos. Alrededor de 11.000 efectivos militares y unos 29.000 empleados civiles trabajan en el lugar.

___

Los periodistas de Associated Press Lolita C. Baldor y Amanda Lee Myers en Washington y David Dishneau en Hagerstown, Maryland, contribuyeron a este despacho.