Argentina denuncia espionaje

La cancillería argentina presentó el lunes ante la justicia documentación con la identidad de los funcionarios, periodistas y diplomáticos argentinos que habrían sido víctimas de una operación de espionaje en contra de varios países de América Latina.

El canciller Héctor Timerman entregó a la Procuración General de la Nación "una decena de páginas en las que se encuentran impresos los nombres de funcionarios, miembros del Poder Legislativo, periodistas y diplomáticos argentinos, acompañados de sus supuestos correos electrónicos y sus claves de seguridad", según un comunicado de cancillería.

Timerman dijo que el material le fue entregado el último viernes "mientras se desarrollaba la Cumbre del Mercosur en la ciudad de Montevideo (Uruguay), por un alto funcionario de un país participante del encuentre regional".

"Este funcionario solicitó que mantuviéramos una reunión en una sala privada, fuera del recinto de sesiones. Una vez en el lugar, me fue presentado otro funcionario que, según se indicó, era miembro de los servicios de seguridad de su país. Asimismo, se hallaba presente un miembro del gabinete nacional de un tercer país quien recibió, al igual que yo, un sobre conteniendo similar información", según Timerman.

El comunicado de cancillería no reveló la identidad ni el país de procedencia de ambos funcionarios que se entrevistaron con Timerman. Tampoco mencionó a Estados Unidos como responsable del espionaje.

En la declaración final de la cumbre del Mercosur, los presidentes sudamericanos repudiaron el espionaje estadounidense a países de Latinoamérica que fue revelado por el ex agente de seguridad Edward Snowden.

En su denuncia, Timerman relató que "durante la reunión (en Montevideo), ambos funcionarios pusieron en mi conocimiento que sus servicios de inteligencia se encontraban desde hacía un tiempo investigando una operación de espionaje que operaba sobre su gobierno".

"En el contexto de esa investigación lograron acceder a información que formaba parte de la operación y que involucraba datos de personajes públicos de distintos países latinoamericanos. Por esta razón, y si bien las tareas investigativas no habían finalizado aún, manifestaron que su criterio era que la sensibilidad del asunto exigía que se hiciera entrega a las autoridades argentinas de toda aquella información que involucraba a nuestro país", indicó el comunicado.

La presidenta Cristina Fernández manifestó días atrás que "sentí un frío por la espalda" cuando se enteró de la maniobra de espionaje.