El Espanyol que dirige el mexicano Javier Aguirre ganó el domingo por 1-0 en cancha del Granada para seguir invicto en la liga española y colocarse provisionalmente quinto en la tabla de posiciones con dos victorias y dos empates en cuatro fechas.

Un bello gol de Manu Lanzarote a los 76 minutos fue la diferencia ante un Granada voluntarioso, pero que recibió su segunda derrota en el campeonato.

En el primer partido de la tarde, el venezolano Miku Fedor (35 y 52) marcó un doblete para darle el Getafe su primera victoria, 2-1, a costa del visitante Osasuna, que se avanzó por vía de Roberto Torres (11) pero sigue sin puntuar en el campeonato pese al debut de Xavi Gracia como entrenador.

La jornada que se completa con los partidos Málaga-Rayo Vallecano y Betis-Valencia.

Barcelona y Atlético de Madrid se mantienen perfectos con cuatro victorias en lo alto de clasificación tras vencer el sábado al Sevilla y al Almería, respectivamente. Real Madrid y Villarreal empataron 2-2.

Un error de Kiko Casilla en un tiro de esquina a punto estuvo de costarle caro al Espanyol, pero el arquero reaccionó con rapidez sobre la línea de gol y el posterior remate del argentino Diego Buonanotte lo tapó Víctor Sánchez.

Las mejores ocasiones del equipo de Aguirre también llegaron a balón parado, pero ni David López ni Raúl Rodríguez tras el descanso acertaron a cabecear a la red del Granada en situación favorable.

Fran Rico rozó el primero en un tiro libre ajustado por los locales, pero la perla de la jornada vino por vía de Lanzarote en un libre indirecto injustamente señalado al Granada, pero que el españolista convirtió en gol de oro mediante sutil rosca tras toque de Simao Sabrosa.

Riki Sánchez pudo nivelar pero se topó con el poste y el panorama empeoró para los granadinos con la expulsión de Odion Ighalo por protestar.

"El partido era de 0-0 clavado y se definió por una genialidad", resumió Aguirre.

Osasuna inició con brío ante un Getafe dormido y se avanzó cuando el argentino Emiliano Armenteros cruzó desde la izquierda un balón que Torres remató a la red. Pero los locales se fueron entonando gracias a que apareció la mejor versión de Fedor, participativo con una buena asistencia a Diego Castro y decisivo al cabecear el empate de tiro libre, tras error en la salida del arquero Andrés Fernández.

El venezolano casi amplió con una espectacular tijera al poste, pero el gol del triunfo tras el descanso fue de superior categoría, al superar a Damiá Abella con un tacón entre las piernas y definir, con calma, de zurdazo ajustado al poste, frente al arquero.

Oriol Riera estampó un zapatazo en el travesaño getafense en el tramo final.