García vence a Matthysse

Danny García capeó la tormenta en los primeros asaltos, hizo fiesta con el ojo derecho de Lucas Matthysse y derrotó el sábado por decisión unánime al argentino para conservar las coronas súper welter del Consejo y la Asociación Mundial de Boxeo.

El ojo derecho de Matthysse se hinchó en el séptimo round, producto de un golpe, y a partir de entonces García dio vuelta a un combate que estaba inclinado a favor del oriundo de Chubut.

Los jueces vieron la pelea 115-111, 114-112, 114-112 a favor del estadounidense de 25 años, hijo de puertorriqueños.

García envió a Matthysse a la lona cuando restaban 1:02 del 11er asalto, al acorralarlo en las sogas y derribarlo con un gancho.

"El nunca había enfrentado adversidad, nunca había sido lastimado, y ese era mi plan. Cerrarle el ojo y castigarlo", analizó García.

Matthysse (34-3) salió con el ímpetu de siempre y buscando conectar con su potente gancho de zurda, el sello de la casa. El argentino lo consiguió en el segundo, al meter uno al mentón de García, pero el norteamericano asimiló bien el castigo y terminó el asalto sin mayores problemas.

Matthysse siguió buscando pegar con potencia al rostro, mientras que García contrarrestó con un ordenado ataque de combinaciones al cuerpo.

"La única manera de frenarlo era ir al cuerpo", señaló García, que mantuvo su récord intacto en 27 reyertas. "Sabía que tenía 12 asaltos para trabajarlo, no quería quemar todos los cartuchos en los seis primeros asaltos".

Cuando el retador llevaba la voz cantante, García rozó su ojo derecho con un par de latigazos que lo hincharon instantáneamente. De inmediato, el campeón empezó a castigar esa zona con jabs y ganchos de izquierda, una táctica que utilizó el resto de la pelea.

"Peleé con un ojo la mitad de la pelea", apuntó Matthysse, de 30 años, y quien fue llevado al hospital después de la reyerta para ser examinado del ojo, la quijada y una mano.

No sólo con un ojo, sino además con una mano, ya que de ahí en adelante Matthysse tuvo que mantener la derecha arriba para protegerse del incesante bombardeo por ese sector.

Aunque es el tercer revés de Matthysse en su foja, es la primera vez que es derrotado de manera clara. Los otros dos fueron polémicas decisiones divididas ante Zab Judah y Devon Alexander, peleas en las que mandó a la lona a sus oponentes.

García, por su parte, superó al oponente más peligroso que ha enfrentado en una carrera en ascenso y que parece dirigida al estrellato.

Los segundos finales del último capítulo fueron un furioso intercambio de golpes en una esquina, pero la pólvora no le alcanzó a Matthysse, que venía de noquear a 32 de sus 34 víctimas.

En peleas previas, el mexicano Carlos Molina le arrebató el título súper welter de la FIB al estadounidense Ishe Smith con una decisión dividida. Además, el mexicano Pablo César Cano se impuso por la misma vía sobre el británico Ashley Theophane.