Un atacante suicida detonó su vehículo cargado con explosivos y al parecer tenía como blanco un convoy de soldados afganos y de la alianza militar OTAN cerca de la ciudad de Kandahar, dejando al menos tres civiles muertos, informaron autoridades afganas.

La explosión del sábado se produjo en una carretera cerca del aeropuerto de Kandahar, en el sur de Afganistán.

Javid Faisal, portavoz del gobernador provincial, informó que no estaba claro por qué el coche bomba detonó sus explosivos antes de tiempo. Dijo que los soldados afganos y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) estaban a salvo.

Había informes contradictorios sobre el número de civiles muertos --algunos reportaban que cuatro personas murieron-- y cuántos eran hombres, mujeres o niños. Varias personas también resultaron heridas.

Funcionarios de la alianza militar internacional no han respondido a una solicitud para declarar al respecto.

El Talibán es fuerte en el sur de Afganistán, donde la mayoría de las personas son pashtunes, el grupo étnico que domina el movimiento extremista.