Cuando tuvo la oportunidad de llegar a una cifra mágica en el golf, Jim Furyk no falló.

Logró el viernes birdie en sus dos últimos hoyos, y culminó su recorrido con un putt de 90 centímetros (tres pies), en la segunda ronda del Campeonato BMW, para convertirse en el sexto jugador en la historia de la Gira de la PGA en firmar tarjeta de 59 golpes en una jornada.

Consiguió además el liderato en el torneo con un total de 131 golpes, 11 abajo del par de campo. Comparte la punta con Brandt Snedeker, quien finalizó el día con 68 golpes.

De pie en el noveno fairway en el campo del Club de Golf Conway Farms, a 103 yardas de hoyo, Furyk no quería dejar que se escapara esta oportunidad.

"Me dije, ¿cuántas oportunidades vas a tener en la vida para hacer esto nuevamente? Tienes que aprovecharla''', relató.

Los aficionados se alinearon a ambos lados del fairway a lo largo de 150 yardas, y le dieron una enorme ovación cuando caminó sobre el green.

Acertó el putt y festejó apretando un puño, volteó hacia los aficionados y luego abrazó a su caddie Mike "Fluff" Cowan y le dio un golpecito en la cabeza. Parecía la tarde de un domingo en que tuvo la oportunidad de realizar un putt para ganar el torneo.

Fue la primera ronda de 59 golpes en la Gira de la PGA desde que Stuart Appleby lo consiguió en la ronda final de The Greenbrier Classic en 2010.

Los otros jugadores con ronda de 59 golpes fueron Al Geiberger en 1977, en el Memphis Classic; Chip Beck en 1991, en Las Vegas Invitational; David Duval en 1999, en el Bob Hope Classic, y Paul Goydos en 2010, en el John Deere Classic.

"No hay mucho que pudiera haber mejorado hoy", agregó Furyk

Zach Johnson terminó con 70 golpes para sumar 134, a tres del liderato, mientras que seis jugadores se encuentran a cinco de los líderes con 136.

Tiger Woods firmó una tarjeta de 72 golpes, uno sobre par, para quedar en cuatro abajo del par de campo. El argentino Angel Cabrera (72) suma 143, uno sobre par.