Cualquiera que esperara un obituario amable y cálido en homenaje a la vida de Marianne Theresa Johnson-Reddick seguramente se llevó una sorpresa cuando leyó esta semana las noticias de defunciones en el diario local.

"A nombre de sus hijos, a quienes expuso abrasivamente a su vida malévola y violenta, celebramos su salida de este mundo y esperamos que en la otra vida sufra cada gesto de violencia, crueldad y vergüenza que tuvo con sus hijos", comienza el mordaz obituario.

El obituario, que ahora le da la vuelta al mundo en internet, fue escrito por los hijos adultos de Johnson-Reddick, cuyas historias de horror llevaron a que Nevada se convirtiera en uno de los primeros estados del país en eliminar legalmente todo lazo con sus padres en la década de 1980.

Johnson-Reddick falleció en un asilo de Reno el 30 de agosto a los 79 años, según su hija Katherine Reddick, de 57 años, que ahora es asesora en Psicología de un distrito escolar en las afueras de Austin, Texas.

Katherine Reddick dijo que decidió compartir la historia del doloroso abuso físico y mental que sufrió tras consultar con su hermano Patrick Reddick, de 58 años, que vive en Minde, al sur de Carson City. Los dos dijeron que crecieron con cuatro hermanos en un orfanato de Carson City cuando las autoridades los sacaron de la casa de su madre y que no habían tenido contacto con ella en más de 30 años.

"Todas las personas que conoció, niños o adultos, fueron torturados por su crueldad y exposición a la violencia, actividades delictivas y odio al espíritu humano amable o dulce", expresó el obituario. "Nuestro mayor deseo es estimular un movimiento nacional que pida una guerra contra el abuso a los niños en Estados Unidos".

Seis de los ocho hijos de Johnson-Reddick fueron aceptados en el Hogar Infantil de Nevada entre 1963 y 1964 tras soportar golpizas, a veces con un cinturón con hebilla metálica, y otros abusos a manos de su madre, dijo Patrick Reddick, quien agregó que lo han llamado por teléfono "desde todas partes del mundo" sobre el obituario.

"Todo lo que dice el obituario es absolutamente cierto", declaró el jueves a The Associated Press. Era una "bruja malévola", aseveró, agregando que los hijos querían "avergonzarla un poco" pero que el "propósito principal del obituario es crear conciencia sobre el abuso infantil".

"Los que abusan de niños en este momento pueden leer el obituario y pensar", dijo Patrick Reddick, quien vio por última vez a su madre hace más de tres decenios.

"Yo soy un sobreviviente", dijo. "Todos los días doy gracias por mi suerte. Especialmente por mi esposa".

Reddick y su hermana declararon en 1987 ante la Legislatura sobre proyectos de ley que pedían a los tribunales dar la misma consideración a los intereses de un menor a la hora de eliminar la patria potestad.

La senadora estatal Sue Wagner, quien redactó la iniciativa que a final de cuentas fue aprobada, recuerda haberse reunido con ellos en su momento. Wagner declaró a la televisora KOLO-TV en Reno que fue una de las razones por las que Nevada se convirtió en uno de los pocos estados en dar solución a ese tipo de situación en aquel momento.

"Me hace feliz que se hayan librado de su madre", dijo Wagner.

El obituario se publicó en las ediciones del martes del diario Reno Gazette-Journal y en RGJ.com.

John Maher, presidente y editor del diario, dijo en una "nota a los lectores" que el periódico había "sacado el obituario de su página de internet para seguir estudiando las circunstancias de su publicación".

No se conocen muchos más detalles de la mujer. El diario de Reno reportó que vivía en una casa móvil con 15 gatos hasta que fue hospitalizada en mayo para tratarle un cáncer de vejiga.