Protesta bloquea oficina de fiscal general de Nevada

Más de 100 activistas progresistas y de inmigración rodearon la oficina del fiscal general estatal, Adam Laxalt, para exigir que remueva a Nevada de la demanda que impugna la orden presidencial que podría evitar la deportación de unos cinco millones de inmigrantes.

Grupos progresistas, como el Sindicato Culinario de Las Vegas y Progressive Leadership Alliance de Nevada, reunieron miembros tanto al interior como al exterior de la oficina del fiscal republicano, con lo que bloquearon el tránsito, y gritaban a través de altoparlantes: "Deporten a Laxalt". Hace unas cuantas semanas, activistas visitaron sus oficinas en Las Vegas para entregar una orden simbólica de deportación en protesta por la demanda.

"Seguiremos haciendo esto hasta que Adam Laxalt nos saque de la demanda", dijo la activista Astrid Silva.

La manifestación comenzó cuando un grupo de personas llenó el vestíbulo de la oficina de Laxalt y demandó a gritos que se reuniera con ellos. El jefe de personal de Laxalt, Nicholas Trutanich, dijo que el fiscal no estaba en el lugar pero que estaría dispuesto a reunirse con un pequeño grupo de manifestantes en el futuro.

Los inconformes entonces llevaron su marcha a la calle y bloquearon el tránsito en un tramo de Carson Street justo enfrente del Capitolio, mientras un grupo de mariachis tocaba canciones y otros gritaban encomiendas en inglés y español. El jefe de policía de Carson City, Ken Furlong, estrechó las manos de algunos manifestantes y luego reunió a oficiales de otras agencias para desviar el tránsito lejos de la protesta.

Los senadores demócratas Kelvin Atkinson y Ruben Kihuen se unieron a los manifestantes y pidieron a Laxalt retirar la demanda.

Laxalt no ha retirado la demanda, pese a la férrea oposición de activistas progresivos y la inquietud del gobernador Brian Sandoval. El exjuez de la Marina, de 36 años, testificó ante una comisión de asuntos jurídicos del Senado en febrero y definió la orden ejecutiva del presidente como una extralimitación federal anticonstitucional.

Los activistas señalan que si la demanda tiene éxito, será un golpe especialmente duro para Nevada, que cuenta con el índice más alto de inmigrantes que viven de forma ilegal en el país.