Panamá busca salvaguardar su economía con ley antiblanqueo

El gobierno panameño aseguró que una nueva iniciativa de ley para erradicar el blanqueo de capitales y la financión del terrorismo busca salvaguardar la economía abierta del país y principalmente la salida de una lista gris que ya afecta el comercio exterior.

"Es un esfuerzo que tiene como objetivo proteger a la economía panameña", dijo el miércoles el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio de la Guardia en una conferencia de prensa un día después de que el Consejo de Gabinete del gobierno del presidente Juan Carlos Varela aprobó el anteproyecto, que enviará entre el jueves y lunes a la Asamblea Nacional. El gobierno afirma que el documento se preparó desde octubre y es el fruto de un diálogo con el sector privado.

Aun cuando el documento no fue divulgado a los medios, de la Guardia explicó que establece como "sujetos obligados" a supervisión de reguladores a al menos 20 nuevos sectores industriales y comerciales, entre ellos la zona libre de Colón --considerada la más grande de Latinoamérica-- los casinos y otros locales de juegos de azar, las empresas de transporte de valores y los distribuidores de autos.

El sector financiero, entre los que se incluye el poderoso centro bancario, con 90 bancos y activos por más de 100.000 millones de dólares, ha estado regulado desde hace tiempo, aunque la nueva norma los obligará a una mayor diligencia para conocer a los clientes, señaló.

El secreto bancario, considerado como uno de los atractivos históricos de la plaza panameña pero también como uno de los puntos vulnerables para esconder dinero dudoso en el sistema, se mantiene como tal.

"Los bancos están obligados a conocer a sus clientes y si en ese proceso... identifica transacciones sospechosas está obligado a reportarlo a la Unidad de Análisis Financiero", subrayó de la Guardia. "Ese proceso que existe hoy en día no va a cambiar con la nueva ley".

De la Guardia dijo que la nueva norma antiblanqueo representa el 60% de una serie de medidas que debe poner en vigor el país a más tardar a mitad de este año, con el objetivo de buscar su exclusión de la lista gris del Grupo de Acción Financiera (GAFI).

Para el ministro, esa lista es la principal amenaza actual a la economía de servicios del país, que ha sido de las de mejores desempeños en los últimos años en Latinoamérica. Aseguró que ya hay al menos tres sectores de la industria, que no identificó, que no pueden hacer pagos o recibir pagos desde el extranjero a través de instituciones financieras de Estados Unidos. Agregó, incluso, que a algunos panameños se les ha cerrado sus cuentas en ese país.

A raíz de la inclusión de Panamá en la lista de países con debilidades en la supervisión y en sus normas jurídicas antiblanqueo de capitales, los reguladores financieros estadounidenses han exigido mayor cuidado y diligencias ampliadas de sus bancos al momento de hacer transacciones o pagos con sus pares de Panamá, según el gobierno panameño.