Fuerzas iraquíes entran a Tikrit, bastión de Estado Islámico

Soldados iraquíes y milicianos chiíes entraron el miércoles a Tikrit, ciudad controlada por el grupo Estado Islámico, con lo que se apoderan de uno bastión de los extremistas.

Fuerzas aliadas iraquíes entraron a la ciudad por el vecindario de Qadisiyya, situado al norte de la urbe, donde las autoridades establecieron con prontitud una línea de suministro para reforzar a las tropas, dijo a la cadena de televisión estatal iraquí Iraqiyya el jefe de la policía de Salaheddin, Kheyon Rasheed.

"Los terroristas se están apoderando de los autos de civiles para abandonar la ciudad y tratan de conseguir una vía de escape", dijo Rasheed. Se desconocía inmediatamente si las tropas y milicias enfrentaron resistencia.

Un funcionario local de Salaheddin que habló a condición de no ser identificado también confirmó que las tropas iraquíes y las milicias entraron a Qadisiyya.

Imágenes de video obtenidas por The Associated Press mostraron a soldados y milicianos marchando junto a vehículos militares con la bandera iraquí y banderas chiíes en la ciudad.

El grupo Estado Islámico está en posesión de una tercera parte de Irak y la vecina Siria, territorios en los que ha establecido lo que ha llamado un califato. Tikrit, la capital de la provincia de Salaheddin, está unos 130 kilómetros (80 millas) al norte de Bagdad. Es una de las mayores ciudades bajo control de los extremistas del Estado Islámico y está en la carretera que conecta a Bagdad con Mosul. Retomarla permitiría a las fuerzas iraquíes una importante línea de suministro que permitiría retomar Mosul.

Autoridades militares de Estados Unidos han dicho que una misión coordinada para retomar Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, probablemente comenzará en abril o mayo y contará con la participación de 25.000 soldados iraquíes. Pero los estadounidenses han advertido que si los iraquíes no están listos, la ofensiva podría retrasarse.

El martes, fuerzas iraquíes retomaron el pueblo de Alam, en las afueras de Tikrit. También sellaron Tikrit en preparación para lanzar una operación dentro de la ciudad. Bombas escondidas y francotiradores han detenido el avance de las tropas.

Autoridades iraquíes elogiaron la buena moral de las fuerzas de seguridad iraquíes antes de la operación en Tikrit, especialmente después de liberar Beiji, que alberga la refinería más grande de Irak, en noviembre. Pero la batalla por Tikrit probablemente se dé calle por calle, algo que ha representado problemas para las fuerzas iraquíes en el pasado. Hasta hace poco las fuerzas iraquíes se en enfocado en prevenir o responder a los ataques de insurgentes.

Asesores militares iraníes han ayudado a las fuerzas iraquíes. Estados Unidos dice que su coalición de aliados que bombardea a los extremistas no participa en la ofensiva contra Tikrit. Entre los que coordinan las operaciones está el general iraní Qassem Soleimani, comandante de los poderosos guardias revolucionarios Quds.