Draghi: Europa se recupera, estímulos subirán la inflación

La economía de los 19 países de la eurozona se está ganando impulso y las recientes medidas de estímulo aprobadas por el bloque acercarán la inflación a su objetivo, evitando que la caída de los precios lastre el crecimiento y los empleos, dijo Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE).

Draghi dijo el miércoles en una conferencia de prensa que la recuperación sería "gradualmente más amplia y, esperamos, más fuerte". En el último trimestre de 2014, la eurozona creció un 0,3% con respecto al periodo anterior, por encima de las previsiones de michos analistas. Indicadores económicos recientes fueron favorables mientras la eurozona parece beneficiarse de la caída de los precios del petróleo y el euro. Las ventas a minoristas fueron especialmente fuertes en el comienzo del año.

"La desaceleración del crecimiento se ha invertido", dijo Draghi en su discurso.

El banco está "desarrollando una política monetaria que estabilizará la inflación en línea con nuestro objetivo", apuntó su presidente. En febrero, los precios al consumo fueron un 0,3% más bajos que el año anterior, lejos del objetivo de inflación de la entidad de poco menos del dos por ciento.

Draghi dijo que las medidas del BCE, que incluyen un programa de compra de bonos de 1,1 billones de euros (1,2 billones de dólares) que comenzó el lunes, "han reducido significativamente la posibilidad" de que la baja inflación convierta en crónica la espiral de descenso de precios que está afectando al crecimiento.

El descenso del precio del petróleo ha sido un factor clave en la caída de la inflación en Europa a tasas negativas. Draghi apuntó que las medidas de estímulo impedirán que la inflación baja o negativa se arraigue en las expectativas de futuro de los ciudadanos.

El BCE emplea dinero recién emitido para comprar bonos estatales y corporativos. Esto busca subir la inflación aumentando la cantidad de dinero presente en la economía, reduciendo las tasas a las que se presta el dinero y estimulando el crecimiento y el empleo. Está previsto que la compra de bonos se extienda hasta septiembre de 2016.

Uno de los efectos del programa ha sido el descenso de la tasa de cambio del euro, un dato que ayudaría a las exportaciones. La moneda única se cambió a 1,0655 dólares el miércoles frente a los casi 1,40 dólares que alcanzó en mayo de 2014.