Burbujas de glaciares generan mucho ruido en el mar

La glacióloga Erin Pettit comenzó un proyecto de investigación para descubrir qué oyen las ballenas jorobadas cuando un gran trozo de hielo cae de un glaciar y se estrella contra el océano, pero el sonido generado por el hielo que se desplaza en el agua resultó ser igual de interesante.

La investigación acústica en Icy Bay, Alaska, y otros cuerpos de agua llenos de hielo de glaciares halló que el burbujeo creado por la liberación de burbujas de aire presurizado dentro del hielo de los glaciares hace de los fiordos los lugares más ruidosos del océano.

"El sonido del fiordo del glaciar en un día usual en Icy Bay es más intenso que estar en el agua bajo un aguacero torrencial, lo cual realmente me sorprendió", dijo Pettit, investigadora de la Universidad de Alaska, plantel Fairbanks.

En un texto publicado en Geophysical Research Letters, una revista de la Unión Geofísica Estadounidense, Pettit y otros investigadores especulan que una de las razones por las que las focas del puerto se desplazan a los fiordos con glaciares de marea es porque los ruidosos icebergs proporcionan un camuflaje acústico que las protege de las ballenas asesinas pasajeras que cazan guiándose por el sonido.

En julio de 2009, los investigadores emplazaron micrófonos submarinos a 70 metros (230 pies) de profundidad en Icy Bay, un fiordo ubicado cerca de la parte superior del brazo de territorio de Alaska que está pegado a Canadá, a sólo 6,4 kilómetros (4 millas) del monte San Elías, de 5.488 metros (18,008 pies) de altura. También tomaron muestras de sonido en la cercana bahía Yakutat y en la bahía Andvord en la Antártida.

El investigador Jeff Nystuen del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad de Washington, que había utilizado hidrófonos para medir el sonido bajo el agua generado por la lluvia, rápidamente se percató de la importancia del ruido recolectado en los fiordos, señaló Pettit.

"Como que se quedó impresionado cuando le mostré los resultados de nuestro banco de datos", dijo. "Su expresión fue más o menos como 'esto tiene un volumen realmente alto'''.

Colegas en la Universidad de Texas en Austin llevaron a cabo pruebas de laboratorio en tanques acústicos con hielo de glaciares de Alaska para percatarse cómo hacen ruido las burbujas de aire. Las grabaron haciendo un sonido como "pop", "tic" o "blup" a medida que se separan del hielo, un ruido que dura 10 milisegundos o menos.

"La burbuja que se eleva a través del agua es relativamente silenciosa", dijo Pettit. "La burbuja que llega a la superficie también es relativamente silenciosa".

Ella espera que los hallazgos sean de interés para los biólogos marinos. Las focas del puerto usan los bloques de hielo a la deriva para descansar y criar a sus cachorros.