Con un furibundo embalaje cuesta arriba, el bielorruso Vasil Kiryienka se impuso el jueves en la decimoctava etapa de la Vuelta de España, mientras Vincenzo Nibali vio acortar su ventaja en la general sobre Christopher Horner a solo tres segundos.

Kiryienka, que corre para Sky, completó el tramo de 186,5 kilómetros (116 millas) entre Burgos y Peña Cabarga en 4 horas, 46 minutos, 48 segundos. Otros cuatro pedalistas cruzaron la meta antes del grupo de favoritos.

Horner, de 41 años, se largó en un embalaje vertiginoso para distanciarse de Nibali en los últimos 200 metros con una pendiente de 20 grados y descontó 25 segundos de su rival.

"Veremos lo que ocurre de aquí a Madrid", afirmó Nibali. "Con lo que Horner nos ha demostrado, será difícil resistir sus ataques. Pero trataré de hacerlo con todo lo que pueda".

"Horner estableció un ritmo increíble", agregó. "Nos dejó a todos atrás y nos descontó tiempo a mí, a Valverde y a Purito (Rodríguez). Es increíble lo que está haciendo a su edad".

Fue la primera de tres etapas montañosas decisivas en el norte de España antes de la tradicional llegada en la capital española el domingo.

El dinamarqués Chris Anker Soerensen, de SaxoBank-Tinkoff, llegó segundo en la etapa a 28 segundos, y tercero fue el australiano Adam Hansen, de Lotto Belisol, a 1:18.

Nibali, de Astana, encabeza las posiciones generales con 73 horas, 39 minutos, 35 segundos. Le siguen Christopher Horner, EEUU, RadioShack-Leopard, a 3 segundos; Alejandro Valverde, España, Movistar, 1:09; Joaquim Rodríguez, España, Katusha, 2:24, y Nicolas Roche, Irlanda, SaxoBank-Tinkoff, 3:43.

"Hace cinco años llegué segundo en una etapa en la Vuelta y realmente deseaba ganar aquí una etapa", dijo un entusiasmado Kiryienka. "También quería devolver algo a mi equipo que creyó tanto en mí este año".

Pese a que Nibali mantuvo la casaca de líder por un día más, Horner parecía el corredor con mayor reserva de energías antes de los días finales de la exigente competencia.