Príncipe Guillermo se acerca al caos por el tsunami de Japón

El príncipe Guillermo de Inglaterra se acercó el domingo a la destrucción causada por el tsunami que asoló el noreste de Japón hace cuatro años.

En la última jornada de su visita de cuatro días a Japón, Guillermo depositó un ramo de flores cerca de la puerta de un templo que da a la conocida como "Bahía de Destrucción". De las casi 19.000 personas que murieron en el terremoto y tsunami posterior de marzo de 2011, casi 3.300 eran residentes de la localidad costera de Ishinomaki. Cerca de 22.000 personas perdieron sus viviendas.

La tragedia de Ishinomaki se repitió en otras localidades a lo largo de la costa, donde las comunidades siguen intentando reconstruir los pueblos, siguen llorando a sus víctimas y preocupándose por el futuro, mientras la generación más joven huye en tropel.

Guillermo, que antes había visitado lugares más modernos y animados en Tokio, insistió en que su primer viaje a Japón tenía que incluir la región devastada por el tsunami.