Entrevista AP: Grecia quiere discutir sus pagos al BCE

Grecia priorizará los pagos al Fondo Monetario Internacional (FMI), algunos de los cuales expiran en marzo, pero la devolución del dinero al Banco Central Europeo (BCE) está "en una liga diferente" y tendrá que ser discutida con los acreedores de Atenas, dijo el ministro heleno de Finanzas.

En una entrevista con la Associated Press el sábado, Yanis Varoufakis dijo también que Atenas pretende iniciar discusiones con sus acreedores sobre la reestructuración de su deuda para hacer que la enorme deuda nacional sea sostenible, al mismo tiempo que trabaja en medidas de reforma que debe presentar en abril.

"Por supuesto que vamos a priorizar los pagos al FMI, no vamos a ser el primer país que no cumpla sus obligaciones con el FMI", dijo Varoufakis, de 53 años, hablando desde su oficina en el Ministerio de Finanzas, con vistas a la plaza central de Atenas y al parlamento nacional. "Sacaremos sangre de las piedras si es necesario para hacer esto por nuestra cuenta, y lo vamos a hacer".

Sin embargo, "los pagos al BCE están en una liga diferente y tenemos que determinarlos en asociación con nuestros socios y las instituciones".

El BCE ha insistido en una devolución total de sus préstamos y no está claro si aceptará una reestructuración.

En marzo, Grecia tendrá que amortizar al FMI unos 1.500 millones de euros (1.690 millones de dólares). En verano deberá devolver 6.700 millones de euros (7.500 millones de dólares) al BCE. Pero enfrenta una crisis de liquidez y lucha contra las devoluciones programadas de su deuda.

Atenas no pediría un retraso en sus obligaciones del pago al BCE, destacó el ministro, sino algo que haga que la devolución sea más fácil de completar.

"No creo que el BCE acepte un retraso, pero lo que podemos hacer es cerrar un acuerdo que haga que esos pagos sean razonablemente factibles como parte de nuestra negociación global sobre la deuda griega, y la siguiente (...) contracción del crecimiento de la economía griega, entre nosotros y los socios".

La semana pasada, Grecia obtuvo una prórroga de cuatro meses a su rescate internacional de 240.000 millones de euros (270.000 millones de dólares) acordado a principios de mes con los otros 18 miembros de la eurozona. A cambio, Atenas comprometió una serie de reformas presupuestarias, de las que por ahora no hay detalles pero que se convertirán en medidas concretas en abril.

Esas medidas, apuntó Varoufakis, son la prioridad de Grecia, al igual que luchar contra la enorme deuda nacional.

"El acuerdo de abril implica reformas. Y ese es nuestro imperativo", dijo.

"Al mismo tiempo, e independientemente del acuerdo de abril (...) tenemos intención de iniciar la conversación con nuestros socios e instituciones sobre la sostenibilidad y la renegociación de la deuda".

Por ello, Atenas hará propuestas con el objetivo de ayudar al crecimiento nominal de su Producto Interno Bruto (PIB) y a maximizar sus amortizaciones en términos reales, dijo Varoufakis.

"Propondremos un menú de permutas entre los nuevos instrumentos, los nuevos instrumentos públicos de ingeniería financiera y los segmentos de nuestra deuda".

La deuda actual de Grecia asciende a 315.000 millones de euros, el equivalente al 176% de su PIB -- un nivel que según muchos es insostenible y que nunca podrá devolver por completo.

El nuevo gobierno de izquierdas fue elegido el pasado 25 de enero con la promesa de cancelar las medidas de austeridad que acompañaron al rescate internacional y buscar la condonación de la mayor parte de la deuda nacional.

Pero para conseguir la prórroga del préstamo, el país se comprometió a cumplir sus obligaciones financieras "completamente y en tiempo".

El acuerdo estipula también que Atenas no recibirá los 7.500 millones de euros que tiene pendientes del último tramo del rescate hasta que remita sus reformas y pase el examen de sus acreedores.

Esto ha dejado las arcas del país casi sin efectivo.

"Sería excelente su pudiésemos acordar con nuestros socios suavizar la escasez de efectivo a la que nos enfrentaremos en los próximos meses para beneficio de todos", dijo Varoufakis. "Pero para nosotros, el requisito previo es que reiniciamos nuestra política económica en Grecia, en conjunto con las instituciones y nuestros socios, para asegurarnos de que esa financiación del problema de flujo de caja no se hace a expensas de la sostenibilidad a largo plazo".

Algo que Grecia debe hacer "muy rápido de hecho" es cobrar impuestos, destacó el ministro, añadiendo que el país tiene actualmente impagos fiscales por importe de 76.000 millones de euros (85.000 millones de dólares) y que el gobierno necesita encontrar una vía para ayudar a aquellos que no están al día con sus obligaciones a realizar, al menos, pagos parciales.

"Quiero ser claro. No habrá aministía (fiscal). Habrá una serie de medidas que animen la devolución o pago parcial sin ninguna amnistía, ciertamente no recortaremos el capital que se debe al Estado griego".

Atenas informará a sus acreedores de lo que está haciendo, "pero al mismo tiempo tengo que decir que, por razones obvias, por razones que todo el mundo ve, el tiempo es esencial".

Sin más detalles o cifras específicas sobre la ampliación de acuerdo, Atenas argumenta que hay espacio para la interpretación de algunos puntos -- algo que Varoufakis ha llamado "ambigüedad creativa".

"Todo lo que hicimos fue encontrar un terreno común. Y la forma de encontrar un terreno común cuando empiezas de posiciones tan dispares en usando términos que permiten múltiples interpretaciones a fin de crear espacio para el acuerdo", dijo.

"No fue un intento de lograr un subterfugio (...) fue un intento de encontrar un terreno común, y creo que todos lo consentimos colectivamente en el eurogrupo", añadió refiriéndose a la reunión de ministros de Finanzas de la eurozona.

Esto ha llevado a diferentes enfoques en ciertos temas en Atenas y Berlín, como sobre el superávit primario -- el presupuesto sin servicios a la deuda -- que Grecia debe producir.

El parlamento alemán ratificó el viernes la prórroga del préstamo, pero en Grecia el gobierno no ha dicho aún si lo aprobará en la cámara o a través de un decreto legislativo.

Varoufakis dijo que en este momento no ve razones para someter el acuerdo a la opinión de los legisladores.

"Sin duda vanos a llevar al parlamento cualquier cosa que altere el acuerdo de rescate, especialmente en abril", dijo. "Hasta el momento, todo lo que hemos hecho fue extender unos meses el acuerdo existente. No creo que esto necesite pasar por el parlamento porque no ha cambiado nada".

____

La periodista de AP Elena Becatoros está en Twitter en https://twitter.com/ElenaBec