Legisladores de UE aprueban supervisión bancaria

Legisladores europeos aprobaron el jueves leyes que establecen una supervisión nueva y centralizada de los bancos más grandes del continente, lo que se considera un paso clave para la estabilización del sistema financiero del bloque.

La autoridad de supervisión bancaria centralizada, que será dirigida por el Banco Central Europeo, estará en funcionamiento el próximo año después de una prueba de resistencia de los balances de los bancos.

El llamado mecanismo de supervisión único es el primero de los tres pilares de la unión bancaria que planea el bloque, la piedra angular de los esfuerzos para cambiar el rumbo de la crisis de deuda en los 17 países de la zona euro que ya tiene tres años.

Su objetivo es hacer que la supervisión y el rescate de los bancos sea responsabilidad de las instituciones europeas en lugar de dejar a su suerte a los Estados miembros más débiles. En el pasado, los bancos en quiebra han arrastrado las finanzas gubernamentales y obligaron a países de la Unión Europea como Irlanda o Chipre a buscar rescates financieros internacionales.

"Hoy es un verdadero paso adelante en la creación de una unión bancaria", dijo el presidente del BCE, Mario Draghi. Añadió que el nuevo supervisor "contribuiría a la restauración de la confianza en el sector bancario".

Sin embargo, para establecer los pilares restantes de la unión bancaria --crear un depósito de garantía conjunta y una autoridad para reestructurar bancos con un respaldo financiero común-- todavía falta un largo camino por acordar.

Muchos analistas advierten que la renuencia de países acreedores como Alemania para acordar un respaldo conjunto podría poner en peligro el proyecto de la unión bancaria en su conjunto.

"Hay una fuerte probabilidad de que los arreglos institucionales estarán por debajo del marco coherente y eficaz que se requiere para alcanzar los objetivos de la unión bancaria", dijeron analistas del Deutsche Bank en una nota de investigación la semana pasada.

La autoridad europea de supervisión bancaria se encargará de supervisar directamente 150 de los bancos más grandes de Europa, entre ellos el 80% de todos los activos de los bancos de la eurozona de 17 países. Los miembros de la UE ampliada de 28 países que no utilizan el euro, como Gran Bretaña o Polonia, pueden optar por unirse más adelante.

Al final, los legisladores aprobaron por abrumadora mayoría al BCE como el supervisor, con 559 votos a favor, 62 en contra y 18 abstenciones.

Una vez que la ley entre en vigor, el BCE planea dar a conocer su hoja de ruta para los próximos pasos a mediados de octubre.

___

Juergen Baetz está en Twitter como: http://www.twitter.com/jbaetz