Rebeldes, tropas ucranianas retiran armas pesadas del frente

El ejército ucraniano y los separatistas respaldados por Rusia retiraron el viernes algunas armas pesadas del frente en el este de Ucrania, cumpliendo con el acuerdo de alto el fuego, aunque las autoridades en Kiev acusaron a los rebeldes de no cumplir todas sus obligaciones.

Combatientes separatistas trasladaron varios lanzacohetes a una ubicación a 70 kilómetros (43 millas) de la línea del frente, como requiere el plan de paz. Periodistas de Associated Press siguieron el viernes a cuatro camiones con lanzacohetes Grad desde el bastión rebelde de Donestk y hasta una fábrica de cemento en la localidad de Novoamvrosiivske, cerca de la frontera rusa.

Además, reporteros de AP vieron a las tropas ucranianas retirar armas antitanque de 100 mm de la línea del frente cerca de la ciudad de Artemivsk. La distancia de retirada depende del calibre y el alcance de las armas.

Las armas que los reporteros vieron en retirada el viernes suponen sólo una pequeña parte de la potencia de fuego de la que se cree disponen ambos bandos, y se espera que en los próximos días se produzca una exhaustiva revisión de los observadores internacionales.

La retirada de armas pesadas debería haber comenzado hace una semana, según un acuerdo alcanzado por los líderes de Rusia y Ucrania para poner fin a la guerra en Ucrania, en la que han muerto unas 5.800 personas desde abril.

Cientos de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa supervisan el proceso. La OSCE se ha quejado de que ambos bandos han retrasado y obstaculizado la retirada de armas.

Líderes de los separatistas afirman que llevan días retirando armas. No había una confirmación independiente al respecto. Las autoridades ucranianas anunciaron el comienzo de la retirada de sus armas el jueves.

El portavoz del ejército ucraniano Andriy Lysenko dijo que los separatistas sólo habían retirado parte de su armamento.

Están "llevándose el equipo sólo en parte y a una distancia que puede cubrirse en 30 minutos", afirmó. Lysenko dijo que los rebeldes habían movido una columna de equipo militar, incluyendo lanzacohetes Grad, de Donetsk a un lugar cerca de la ciudad portuaria de Mariupol, controlada por el gobierno.

Lysenko no presentó pruebas de estas afirmaciones.

En una ceremonia de graduación de cadetes el viernes, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, dijo que el ejército del país rechazaría con rapidez cualquier ataque si se retomaran las hostilidades.

"Nuestras tropas están preparadas en todo momento para devolver el equipamiento a sus posiciones previas y rechazar rápidamente al enemigo", dijo.

Aunque se están retirando piezas de artillería y lanzacohetes, las tropas con armas de menor alcance siguen en sus puestos. Los enfrentamientos han disminuido notablemente en los últimos días, reflejando que se han hecho progresos en el cumplimiento del cese declarado de hostilidades.

Aun así, Lysenko dijo el viernes que tres soldados del gobierno habían muerto y otros siete resultaron heridos a lo largo del día anterior.

___

Leonard contribuyó desde Kiev, Ucrania.