Segundo día de disturbios violentos en París

La Policía antidisturbios patrullaba el domingo suburbios al oeste de París en donde atacantes prendieron fuego a automóviles y arremetieron contra una estación policial debido a las tensiones vinculadas por el manejo de las autoridades de la prohibición francesa al velo facial islámico.

Unos 20 vehículos fueron incendiados y cuatro personas fueron detenidas en la segunda noche de violencia, dijeron funcionarios el domingo. El ministro del Interior, Manuel Valls, informó que los incidentes ocurrieron en la madrugada en el poblado de Elancourt.

La segunda noche de disturbios pareció menos intensa y al parecer contó con la participación de menos personas que la noche anterior, cuando unas 250 personas se enfrentaron con la Policía en esta ciudad de Trappes, cercana a Elancourt. Sin embargo, el ministro del Interior insistió en un comunicado que un número adicional de agentes seguirán desplegados en el área y durante el tiempo que sea necesario hasta que vuelva la calma.

La violencia trajo a la memoria la semana de incendios de automóviles y enfrentamientos con la Policía en barrios desatendidos alrededor Francia en 2005. Esa revuelta fue provocada por la muerte de dos adolescentes que se electrocutaron mientras huían de la Policía.

Si bien el gobierno ha invertido dinero en proyectos para resolver algunos de los problemas que llevaron a esos disturbios, las tensiones persisten.

La violencia comenzó el viernes después de que un grupo de vecinos se reunieron en la estación de Policía para protestar por la detención de un hombre cuya esposa fue multada el jueves por llevar velo en la cara. El fiscal regional dijo que el marido intentó estrangular al oficial que puso la multa.

Francia prohíbe los velos faciales desde 2011. Los defensores de la prohibición argumentan que el velo oprime a las mujeres y contradice los principios de Francia de la laicidad, que están consagrados en la Constitución. La prohibición solo afecta a una pequeña minoría de los musulmanes franceses, pero algunos dicen que también alimenta la discriminación contra los musulmanes moderados.

En la primera noche de disturbios en Trappes, un niño de 14 años de edad y tres policías resultaron heridos y varias personas fueron detenidas.

En la segunda, "el principio de la noche fue tranquilo, no pasó nada. Sin embargo, en la segunda parte de la noche, se formó un pequeño grupo. Unos 50 atacantes comenzaron a luchar contra la Policía y quemaron vehículos, basura y bienes públicos", dijo a la prensa el domingo David Callu, del sindicato policial.

Dijo que algunos asaltantes dispararon armas y lanzaron una bomba de gasolina contra la Policía.

El domingo, los agentes antidisturbios estaban estacionados frente a la comisaría donde comenzó la violencia el viernes por la noche.