Colonos de Cisjordania votan en Israel

Decenas de miles de colonos judíos en Cisjordania podrán votar en las elecciones israelíes el mes próximo aunque no viven en territorio soberano de Israel.

Esta excepción en un país que no permite votar a los ciudadanos en el exterior es un reflejo elocuente del reclamo ambiguo y altamente contencioso de Israel a un territorio que ocupa militarmente desde hace casi medio siglo.

Con los años, Israel ha cultivado un sistema legal particular en el lugar. Los palestinos en última instancia están bajo un régimen militar israelí, y las leyes penales y civiles israelíes se aplican a los más de 350.000 colonos judíos de una manera que no se puede aplicar a los israelíes que viven en el exterior.

La ley electoral israelí de 1969 dice que "se votará solamente en tierra israelí", con las únicas excepciones del personal diplomático y los soldados a bordo de los buques navales. La ley fue modificada al año siguiente, cuando el movimiento colono todavía estaba en pañales, para permitir que votaran los israelíes "cuya dirección está inscrita en el registro de población en territorio ocupado por las Fuerzas de Defensa Israelíes".

Israel tomó Cisjordania en la guerra de Medio Oriente de 1967 y empezó a asentar a sus ciudadanos en el territorio poco después: al principio lentamente y luego en grandes oleadas a partir del arribo del partido nacionalista Likud al poder en 1977. Los palestinos, con el apoyo de la mayor parte de la comunidad internacional, reclama el territorio para crear un estado independiente junto con Gaza y Jerusalén oriental.

Israel ha anexado Jerusalén oriental y retirado sus fuerzas y colonos de Gaza, una pequeña franja costera de 2 millones de habitantes ahora gobernada por la milicia Hamas. Cisjordania, la margen occidental del río Jordán, es un tema más complejo, con una historia que se remonta a tiempos bíblicos e importancia estratégica.

Israel nunca anexó Cisjordania debido a la intensa oposición internacional y las complicaciones demográficas de otorgar ciudadanía a más de 2 millones de palestinos. Al otorgarles el voto, la mayoría judía de Israel se vería amenazada. Israel tiene actualmente unos 6 millones de ciudadanos judíos y casi 2 millones de ciudadanos árabes.

El derecho a voto de los colonos se da por sentado, incluso entre los israelíes que se oponen a los asentamientos. Estos constituyen una potencia electoral bien organizada. Se prevé que el partido intransigente Hogar Judío tendrá uno de los bloques más grandes en el parlamento. También son un factor de peso en el partido Likud del primer ministro Benjamin Netanyahu.