Japón ejecutó el jueves a un hombre de 73 años sentenciado por asesinato y robo, la sexta ejecución del año en el país asiático.

El Ministerio de Justicia informó que el hombre murió en la horca en Tokio. El acusado disparó y mató al dueño de un restaurante en 2004 y le robó una bolsa con el equivalente a 4.000 dólares en efectivo.

Japón ejecutó a tres prisioneros en febrero y dos en abril, y actualmente hay 132 reos sentenciados a la pena capital.

Todas las ejecuciones en Japón se efectúan en la horca.

Grupos de derechos humanos han criticado ampliamente a Japón por seguir aplicando este castigo, pero los sondeos muestran que la gente apoya el sistema.

El gobierno japonés revela pocos detalles sobre las ejecuciones y a los reos no se les informa que morirán hasta muy poco antes de que se lleve a cabo.