EEUU: Avanza proyecto de ley para la agencia de seguridad

Los senadores demócratas firmaron un plan para financiar al Departamento de Seguridad Nacional sin los agregados sobre inmigración a los que se opone el gobierno de Barack Obama.

El anuncio hecho por el líder de la minoría en el Senado Harry Reid pone a la cámara alta camino de aprobar la iniciativa antes de que se venza el plazo del viernes a la medianoche para que no cierre la agencia.

"Este es un paso importante para poder enviar a la Cámara de Representantes una iniciativa que financie al Departamento de Seguridad Nacional", dijo Reid a los reporteros después de un encuentro a puerta cerrada con legisladores demócratas. "Estamos buscando trabajar con nuestros colegas demócratas para que esto quede listo en las próximas 24 horas. Todas las miradas ahora están en la Cámara de Representantes tan pronto aprobemos un proyecto claro de financiamiento".

Pero la respuesta en la cámara baja es incierta. El miércoles temprano, los republicanos de la Cámara de Representantes reaccionaron con escaso entusiasmo a los exhortos del senador Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en la cámara, para aprobar el proyecto sin los agregados sobre inmigración.

"Estoy esperando que el Senado decida. La Cámara de Representantes ha realizado su tarea", dijo después de una reunión a puertas cerradas con su base. E incluso a los legisladores se les pidió estar preparados para pasar el fin de semana en el Capitolio para resolver el asunto.

La propuesta de McConnell para separar la financiación del departamento de los temas de inmigración, el representante republicano Tim Huelskamp, de Kansas, dijo que había escaso apoyo entre los republicanos para lo que llamó un "plan de rendición".

Por su parte, el líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, se negó reiteradamente a decir qué recomendaría a su base republicana si el proyecto era aprobado por el Senado.

Otro republicano rebelde, Matt Salmon de Arizona, dijo que Boehner se encontraría en "una posición muy frágil" si contara principalmente con votos demócratas para aprobar un proyecto de financiación del departamento despojado de las cláusulas que derogarían las medidas sobre inmigración que tomó el presidente Barack Obama en 2012 y el año pasado.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, ha dicho que sin esos fondos, la seguridad fronteriza y otras tareas antiterroristas se "detendrán totalmente".

No estaba claro qué quería decir, ya que varios funcionarios han dicho que buena parte, acaso la mayoría, del personal que participa de esas actividades permanecería en su puesto aunque no se les pagara.

La propuesta de McConnell prevé dos votaciones por separado, una sobre el proyecto para financiar el Departamento de Seguridad Nacional, la otra para derogar las recientes medidas ejecutivas de Obama que protegerían de la deportación a millones de inmigrantes en situación irregular.