Sube de tono disputa EEUU-Israel por discurso de Netanyahu

Estados Unidos e Israel subieron de tono el miércoles su enfrentamiento cada vez más público en torno al discurso del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ante el Congreso la próxima semana, el cual fue organizado por legisladores republicanos.

El mandatario israelí ha acusado a las potencias mundiales de permitir que Irán desarrolle armas nucleares, al tiempo que el secretario de Estado norteamericano John Kerry ha cuestionado abiertamente el juicio de Netanyahu en el tema.

Los comentarios inyectaron nuevas tensiones en una relación ya de por sí tirante entre dos aliados cercanos antes del discurso de Netanyahu frente al Congreso el próximo martes. Más legisladores demócratas han anunciado que no asistirán al discurso, el cual fue organizado por líderes legislativos republicanos sin conocimiento del gobierno del presidente Barack Obama.

Netanyahu espera que su alocución fortalezca la oposición a un posible acuerdo nuclear con Irán, un destacado objetivo en la política exterior de Obama. Funcionarios estadounidenses e iraníes reportaron avances en las negociaciones de esta semana en torno a un acuerdo que reduciría las actividades nucleares de Teherán durante al menos 10 años, pero luego levantaría lentamente las restricciones.

Netanyahu criticó a Estados Unidos y a otros aliados cercanos de Israel.

"Parece que han abandonado ese compromiso y están aceptando que Irán desarrollará gradualmente, en pocos años, la capacidad de producir material para muchas armas nucleares", afirmó en Israel.

"Ellos pudieran aceptar esto, pero yo no estoy dispuesto a aceptarlo", dijo en una alocución en hebreo. "Yo respeto a la Casa Blanca, respeto al presidente de Estados Unidos, pero en un asunto tan fatídico, que puede determinar nuestra propia existencia, es mi deber hacer todo por evitar este gran peligro para el estado de Israel".

Kerry, que testificó ante el Congreso en Washington, desestimó las preocupaciones de Netanyahu. Argumentó que un acuerdo interino de 2013 con Irán al que el primer ministro también se opuso beneficiaba de hecho la seguridad de Israel al congelar aspectos claves del programa nuclear de la república islámica.

"Es posible que su juicio en esto no sea el correcto", dijo Kerry.

Sus comentarios, así como declaraciones de otros altos funcionarios de Estados Unidos, dejaron en claro que el gobierno de Obama no tiene planes de ocultar sus frustraciones durante la visita de Netanyahu.

En una entrevista el martes, la asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, dijo que los planes del discurso de Netanyahu habían "inyectado un grado de partidismo" a la relación entre Estados Unidos e Israel, que debe estar por encima de la política.

"Es algo destructivo para el tejido de la relación", dijo Rice en el programa de televisión que conduce Charlie Rose. "Siempre ha sido bipartidista. Necesitamos que se mantenga así".

Senadores demócratas invitaron a Netanyahu a reunirse con ellos en privado cuando esté en Washington, pero el líder israelí rechazó la invitación, diciendo que tal reunión pudiera "complicar la percepción equivocada de partidismo" que rodea su visita.

"Lamento que la invitación a dirigirme a una sesión conjunta del Congreso haya sido percibida por algunos como política o partidista", escribió Netanyahu en una carta a los senadores Dick Durbin, de Illinois, y Dianne Feinstein, de California. "Puedo asegurarles que mi intención solemne al aceptarla fue expresar las graves preocupaciones de Israel" sobre un acuerdo nuclear con Irán.

Teherán insiste en que su programa nuclear tiene propósitos pacíficos.

La Casa Blanca ha estado estudiando formas de contrarrestar el discurso de Netanyahu en el Congreso, así como otra alocución que planea dar ante la conferencia anual de política del Comité de Asuntos Públicos Israel-Estados Unidos. El gobierno analiza a quién enviar a la conferencia, y algunos altos funcionarios presionan para mandar a un representante de menor nivel de lo normal.

Obama no tiene planes de reunirse con Netanyahu la próxima semana. La Casa Blanca ha citado su costumbre de no entrevistarse con líderes extranjeros en momentos cercanos a las elecciones en esos países, aunque no es secreto que Obama y su contraparte israelí tienen poca afinidad personal mutua.

Las elecciones en Israel se llevarán a cabo el 27 de marzo.

___

Los reporteros de la AP Donna Cassata, Matthew Lee y Deb Riechmann en Washington, así como Ian Deitch en Jerusalén, contribuyeron a este despacho.

___

Julie Pace está en Twitter como http://twitter.com/jpaceDC y Laurie Kellman como http://twitter.com/APLaurieKellman