Rebeldes filipinos atacan segundo poblado

Soldados filipinos se enfrentaron con rebeldes musulmanes en dos frentes el jueves, después que los insurgentes atacaron un segundo poblado en el sur de Filipinas mientras mantienen secuestrados a decenas de rehenes.

Los rebeldes atacaron los alrededores de Lamitan, donde la población es principalmente cristiana, dijo Roderick Furigay, vicealcalde de ese poblado, en la provincia de Basilan. Indicó que hay cinco personas desaparecidas y dos heridos.

El gobernador regional Mujiv Hataman informó que el ataque fue repelido. Las autoridades indicaron que están vigilando el movimiento de las fuerzas rebeldes en esa área y Hataman dijo que los habitantes se fueron desde el miércoles.

Para llegar a la isla provincial de Basilan hay que viajar en bote desde la ciudad de Zamboanga, donde el Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) mantiene como rehenes a unas 100 personas desde el lunes, cuando los militares rechazaron su intento por erigir una bandera rebelde en el ayuntamiento.

Los tres días de crisis han paralizado prácticamente a Zamboanga, una animada ciudad comercial donde viven casi un millón de personas. La mayoría de los servicios aéreos y marítimos de la zona están suspendidos. Las comunidades cercanas a los enfrentamientos parecen zonas de guerra, con vehículos militares ocupando las calles, soldados acuartelados en una escuela y francotiradores posicionados en los techos de edificios. Una mezquita y su alminar mostraban daños por balas. Se calcula que unas 15.000 personas han huido del lugar.

Los rebeldes firmaron un acuerdo de paz en 1996, pero su líder acusa al gobierno de renegar de una promesa para desarrollar la empobrecida región.

___

Los periodistas de The Associated Press Jim Gomez y Teresa Cerojano en Manila, Filipinas, contribuyeron a este despacho.