EEUU tira bombas cerca de arrecife coralino

Dos jets caza estadounidenses dejaron caer cuatro bombas desactivadas en aguas del parque marino de la Gran Barrera de Coral debido a una emergencia de último momento presentada durante maniobras militares en la zona.

Los aparatos AV-8B Harrier, que habían despegado del portaviones USS Bonhomme Richard, tiraron cada uno una bomba de salva y una bomba explosiva desactivada en esta zona considerada patrimonio mundial frente a la costa del estado de Queensland, dijo el sábado la Séptima Flota estadounidense en un comunicado.

Las bombas cayeron el martes sobre el agua a más de 50 metros (164 pies) de distancia del arrecife de coral para minimizar cualquier posible daño al lugar, agregó. Ninguna hizo explosión.

Los jets, de la 31ra Unidad Expedicionaria de la Infantería de Marina, tenían previsto lanzar las bombas sobre el polígono de bombardeo en la isla Townshend, pero cancelaron la misión cuando los controladores informaron que era peligroso hacerlo en la zona.

Los pilotos tuvieron que tirar de emergencia las bombas porque tenían poco combustible y no podían aterrizar con ellas, dijo la Marina.

La emergencia se presentó durante la segunda jornada de las maniobras bienales de adiestramiento Talisman Saber de tres semanas de duración y en las que participan 28.000 efectivos de Estados Unidos y Australia.

La Marina y el Cuerpo de los Infantes de Marina de Estados Unidos trabajan con las autoridades australianas en la investigación del incidente, dijo la armada.

La Gran Barrera de Coral es la red más grande de estructuras coralinas del mundo, es rica en vida marina y se extiende más de 3.000 kilómetros (1.800 millas) por la costa del noreste de Australia.